La NBA sufre perdidas millonarias escalofriantes, comisionado urgido de tomar medidas

Partido de la NBA (Foto tomada de Wikimedia)

Por Olga María Cuesta Villaescusa.

A manos de Adam Silver, comisionado de la NBA, llegó un informe financiero confidencial con la noticia de que 14 equipos de 30 que configuran la liga sufrieron pérdidas millonarias la pasada temporada, estadística que ha obligado a la Junta de Gobernadores a estudiar un cambio en el reparto de ingresos de la liga, tema que será abordado los próximos 27 y 28 de septiembre en la reunión de la Junta en New York. Fuentes cercanas a la NBA revelan que los dueños tienen el firme propósito de revisar el sistema de distribución de ingresos.


Existe una brecha en cuanto rentabilidad entre los equipos de la NBA, que ha resultado imposible de cubrir, aun cuando la contabilidad que emplea la liga permitió que los ingresos de los equipos en mejor posición financiera fueran repartidos entre los que están en desventaja, obteniéndose como resultado una reducción a nueve de los clubes con pérdidas económicas, calculadas partiendo de los ingresos netos (que incluye el reparto de ingresos y pagos de impuestos de lujo). Estos equipos fueron Atlanta Hawks, Brooklyn Nets, Cleveland Cavaliers, Detroit Pistons, Memphis Grizzlies, Milwaukee Bucks, Orlando Magic, San Antonio Spurs y Washington Wizards. Al mismo tiempo, según fuentes especializadas en la materia, una manera de contabilizar distinta a la que tiene la liga hoy y que tiene en cuenta ingresos de explotación, con lo cual se descartan varias obligaciones de deuda, arrojaría sólo 10 (en lugar de 14) equipos con pérdidas.

Los contratos actuales aseguran unos 2.700 millones de dólares a la NBA por temporada, fuerte incremento que se tradujo sin demoras en la subida de salarios para los jugadores, teniéndose un máximo salarial que por años se mantuvo lineal en el orden de los 60 millones, cifra que ha experimentado un salto de 60 a 94 millones de dólares en apenas dos temporadas.

Las fuertes diferencias que existen en cuanto al reparto de ingresos se ilustran fácilmente en los dos equipos en los extremos opuestos: Los Angeles Lakers y Memphis Grizzlies; mientras que los Lakers facturan 148,1 millones de dólares por sus acuerdos con televisiones locales, los Grizzlies se tienen que conformar con 9,8 millones de dólares.

Los Lakers, quienes sufrieron la retirada de Kobe Bryant, y con ella quedaron desprovistos de una atracción de jugador estrella, acabando en el apartado deportivo como uno de los peores equipos de la liga, terminaron con una ganancia de 115 millones de dólares, medida por los ingresos netos, incluso después de escribir un cheque de ingresos compartidos por casi 49 millones de dólares, según la contabilidad de la liga.



Estos beneficios encuentran su causa en los 149 millones de dólares que recibieron por concepto de acuerdos de derechos de los medios locales, entre los que destaca Time Warner.

Cierto es que, por una parte, los dueños de los equipos en pérdida solicitan una ampliación de franquicias para que así aumente el tamaño de la competición, de forma que los nuevos participantes paguen una cuota de entrada que sirva para solventar los problemas financieros existentes, y por otra parte los dueños de los equipos con más beneficios sugieren que las franquicias no rentables migren a otros mercados.

Sin embargo Silver ha descartado la posibilidad de aumentar el número de equipos, al menos a corto plazo.

El factor financiero, con implicaciones para la liga cada vez más difíciles de solventar, sigue dejando las puertas abiertas al debate dentro de la NBA.

Fuentes: NBA.com, ESPN.com, Marca.com