Yulieski Gurriel con una campaña 2017 extraordinaria y va a por más

Simplemente no se le puede pedir mucho más a un pelotero de segundo año en las Grandes Ligas que lo que hizo Yulieski Gurriel en 2017 con los Astros de Houston.

Por Juan Páez / @jmanupz
Simplemente no se le puede pedir mucho más a un pelotero de segundo año en las Grandes Ligas que lo que hizo Yulieski Gurriel en 2017 con los Astros de Houston, apenas en su segunda temporada en las Mayores. Aunque era un novato de 33 primaveras, el “Yuly” solo había disputado 36 en la Gran Carpa antes de esta campaña.
———————————————————————————————————————————————————————————————————————

Desde el principio no le tocó fácil. Tenía la presión o el reto de rendir con los siderales, luego de firmar un contrato por cinco zafras y 47.5 millones de dólares, y aparte lo movieron de la tercera base a la primera, para darle cabida en la esquina caliente al antesalista Alex Bregman. Por eso trabajó desde temprano con Jeff Bagwell, inicialista miembro del Salón de la Fama por una carrera ilustre con los texanos.
Pero Gurriel se sobrepuso a todo y se mostró consistente alrededor no solo en los 162 encuentros de la ronda regular, sino que tampoco paró de batear cuando comenzó la etapa donde salen los hombres: la postemporada.
En total, en la etapa eliminatoria, a lo largo de la eliminatoria, el nacido en Sancti Spiritus sonó 158 imparables, dio 43 dobles, un triple y sacó la pelota del parque en 18 oportunidades. Remolcó 75 carreras y anotó en 69 ocasiones. Su promedio con el madero fue un respetable .299 y dejó un OPS sobresaliente de .817. Solo tomó 22 bases por bolas pero también únicamente lo retiraron 62 veces por la vía del tercer strike.


Sus 43 biangulares representan la máxima cantidad para un novel cubano, igualado con Tony Oliva, quien ligó la misma cifra en 1964 con los Mellizos de Minnesota. También es el número más alto en todas las Grandes Ligas para un novato desde que Hanley Ramírez y Ryan Zimmerman conectaron 46 y 47, respectivamente, en 2006. Por si fuera poco, pulverizó esa marca en los Astros, en poder de Hunter Pence, quien abrió su carrera con 30 batazos de dos esquinas, en 2007.
Sus impulsadas fueron el segundo mejor guarismo en la historia de Houston, solo por detrás de, casualmente, Bagwell. El exjonronero fletó 82 en 1991, cuando el club aún estaba en la Liga Nacional.


Todos esos registros le valieron a Gurriel terminar cuarto en la votación para el premio al Novato del Año del joven circuito. Quedó detrás de Aaron Judge y su monstruosa temporada, Andrew Benintendi y Trey Mancini, el jovencito de los Orioles de Baltimore.

Por si fuera poco, en el camino a titularse campeón de la Serie Mundial, ligó para .304 en su primera postemporada, por 21 indiscutibles en 69 turnos oficiales, además de siete dobles, un triple, dos vuelacercas y ocho fabricadas.

 



 

¿Qué viene?

Para Yulieski, aparentemente, lo que se acerca en el futuro cercano es mejoría pura. Ahora con más experiencia y la tranquilidad que implica jugar luego de ganar un Clásico de Otoño, le queda mejorar algunos factores de su juego para dar el paso al siguiente nivel, el estrellato absoluto.

Por lo pronto, comenzará la campaña 2018 cumpliendo una suspensión de cinco desafíos, debido al problemón en el que se metió el antillano por el gesto que hizo al dar un jonrón ante el japonés Yu Darvish. Podrá debutar el 3 de abril, ante los Orioles, cuando podrá volver a hacer de las suyas en la Gran Carpa.

Estadísticas vitalicias de Yulieski Gurriel en Grandes Ligas:

Año Edad Equi J PA AB R H 2B 3B HR RBI BB SO BA OBP SLG OPS
2016 32 HOU 36 137 130 13 34 7 0 3 15 5 12 .262 .292 .385 .677
2017 33 HOU 139 564 529 69 158 43 1 18 75 22 62 .299 .332 .486 .817
Total: 175 701 659 82 192 50 1 21 90 27 74 .291 .324 .466 .790