Visite nuestro canal de youtube

Contáctenos

MILLONARIOS: Los 25 salarios más altos del 2020 en Grandes Ligas

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Tomando en cuenta el salario ajustado por la pandemia del coronavirus, Max Scherzer fue el jugador que más cobró en 2020.
Tomando en cuenta el salario ajustado por la pandemia del coronavirus, Max Scherzer fue el jugador que más cobró en 2020. (Web Screen Shot)

Por Juan Páez

¿Cuál fue el pelotero con el mejor sueldo en 2020? ¿Quién ganó más en la temporada 2020 de las Grandes Ligas? Tales son las preguntas comunes cuando pensamos en contratos. En medio de los desmesurados contratos de la Gran Carpa, los jugadores mejor pagados ya se acercan a los 40 millones de dólares por campaña, pero veamos quiénes fueron los 25 con el mejor sueldo este año en las Mayores.

Entre todas las particularidades de esta zafra, hay que hacer la salvedad de que los peloteros no ganaron el salario que tenían estipulado. A todos se les debió ajustar el salario, a causa del calendario acortado por la pandemia del coronavirus. Por tal razón, por ejemplo, Randy Arozarena no pudo ganar los poco más de 500 mil dólares que le correspondían por su gran cosecha, sino que apenas se llevó a su bolsillo una cifra alrededor de los 90 mil dólares, una bicoca para los Rays de Tampa Bay.

Empecemos con la lista de los 25 mejores sueldos en 2020 en Grandes Ligas:

Mike Trout, Angelinos de Los Ángeles y de Anaheim: el considerado mejor jugador del béisbol tenía asegurado un total de  $37.766.667 millones para el 2020, pero al final cobró “solo” 15 millones de billetes verdes.

Gerrit Cole, Yankees de Nueva York: el pitcher mejor pagado de la pelota iba a comenzar su carrera con los neoyorquinos ganando $36 millones. Sin embargo, por la pandemia, su salario se recortó a $13.333.333.

Stephen Strasburg, Nacionales de Washington: cuando se suponía que uno de los ases de los capitalinos ganaría $35 millones por su primer año luego de firmar un megacontrato como agente libre, terminó añadiendo a su cuenta apenas $8.730.159.

Nolan Arenado, Rockies de Colorado: el estelar tercera base de los Rockies no pudo obtener sus $32.025.000 por brillar como uno de los mejores jugadores de las Grandes Ligas. Arenado cobró solamente $12.962.963.

Justin Verlander, Astros de Houston: este veterano con carrera de inmortal tenía en sus cuentas cobrar 33 millones de dólares, pero su salario ajustado terminó en $12.222.222 pese a solo registrar una apertura antes de lesionarse y perder todo el 2020.

David Price, Dodgers de Los Ángeles: Price les iba a costar a los Dodgers $32 millones en su primer año con el club, luego de llegar en cambio desde los Medias Rojas de Boston, pero su sueldo pese a estar lesionado todo el año fue de $5.925.926.

Zack Greinke, Astros de Houston: si sumamos el salario base de Greinke más su bono por firmar, este debió cobrar $35 millones en 2020, pero lo que terminó sumando a su cuenta bancaria fueron $6.950.617.

Miguel Cabrera, Tigres de Detroit: la pandemia y el calendario recortado evitaron que este otro potencial miembro de Cooperstown añadiera $30 millones a sus ganancias. Su sueldo ajustado fue de $11.111.111.

Chris Sale, Medias Rojas de Boston: pese a que tenía estipulado ganar $30 millones, sus honorarios bajaron a $7.407.407. Sale no lanzó en toda la temporada 2020.

Manny Machado, Padres de San Diego: la estrella de los religiosos pasó de poder cobrar $32.000.000 (salario base+bono de firma) a recibir $13.111.111.

Albert Pujols, Angelinos de Los Ángeles y de Anaheim: el jugador con la carrera más brillante entre peloteros activos iba a cobrar 29 millones de dólares en 2020, pero esto se redujo a $10.740.741.

Max Scherzer, Nacionales de Washington: Scherzer es un caso particular: su salario base era de $28.777.759, pero su bono de firma era de $7.142.857 para un total de $35.920.616. Sin embargo, por la pandemia (pero a la vez gracias al mencionado bono) el as de los capitalinos terminó cobrando $17.801.286.

Mookie Betts, Dodgers de Los Ángeles: aunque Betts recibiría 32 millones de dólares (salario+bono de firma), su salario ajustado fue de $10 millones.

Bryce Harper, Filis de Filadelfia: la máxima estrella de los cuáqueros tenía un salario total asegurado de $27.538.462 (salario+bono de firma). Sin embargo, su sueldo real en 2020 quedó en $11.168.092.

José Altuve, Astros de Houston: los $29 millones (salario+bono de firma) que debía cobrar el segunda base de los siderales pasaron a ser $12.703.704.

Giancarlo Stanton, Yankees de Nueva York: el que es uno de los bateadores más poderosos del béisbol no pudo devengar su salario original de $26 millones. Por la pandemia, ese monto se redujo a $9.629.630.

Anthony Rendón, Angelinos de Los Ángeles y de Anaheim: el recién firmado por los Angelinos para entonces tenía un total asegurado de $26.071.428. Tal cifra no llegó, pues lo que entró a su cuenta fue $10.015.872.

Jordan Zimmermann, Tigres de Detroit: antes de convertirse en agente libre, este derecho iba a cobrar $25 millones, pero su salario final en su último año como miembro de los felinos fue de $9.259.259.

Joey Votto, Rojos de Cincinnati: los 25 millones de dólares que debía cobrar el estelar primera base de los Rojos no fueron una realidad. Debido al COVID-19, su sueldo fue de $9.259.259.

Robinson Canó, Mets de Nueva York: antes de ser suspendido por el uso de sustancias prohibidas por segunda vez en su carrera, el dominicano tenía un salario total de $24 millones para el 2020, una cifra que al final fue de $7.500.000.

JD Martínez, Medias Rojas de Boston: el bateador designado de los Medias Rojas contaba con ganar $23.750.000, pero su sueldo ajustado terminó en $8.796.296.

Clayton Kershaw, Dodgers de Los Ángeles: uno de los mejores lanzadores de esta generación debió recibir $31.000.000 (salario+bono de firma). Sin embargo, Kershaw devengó un total de $16.308.641.

Jacob deGrom, Mets de Nueva York: pese a tener estipulados $25.500.000 (salario+bono de firma), el derecho de los Mets solo recibió $6.574.074.

Masahiro Tanaka, Yankees de Nueva York: el japonés de los neoyorquinos, en su último año de contrato, pensaba sumar a sus ganancias $23 millones, pero su salario se ajustó a apenas $8.518.519.

Paul Goldschmidt, Cardenales de San Luis: $26 millones (salario+bono de firma) era lo que debía cobrar el primera base de los pájaros rojos, pero lo que obtuvo fueron $12.148.148.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*