Por Aliet Arzola Lima

Los fanáticos del béisbol han respirado con tranquilidad este jueves en la tarde. Finalmente, después de 99 días, MLB y la Asociación de Jugadores (MLBPA) llegaron a un principio de acuerdo para un nuevo Pacto Laboral Colectivo, dando así por terminado el segundo paro patronal más largo de la historia.

Sin embargo, otros asuntos que dependen por completo del nuevo Acuerdo todavía se encuentran en el aire, entre ellos uno de particular interés para la afición cubana. Hablamos del Clásico Mundial de Béisbol, evento organizado por World Baseball Classic Inc., una entidad que la componen la Confederación Mundial de Béisbol y Softbol (WBSC), MLB y MLBPA, así como las ligas profesionales de Japón y Corea del Sur.

Esto quiere decir que el Clásico está claramente condicionado por la aprobación de MLB y MLBPA, dos organizaciones que hasta ahora no han definido cuál será la línea a seguir con el torneo de selecciones más importante en el ámbito beisbolero.

“Los juegos internacionales y el tipo de protocolo por coronavirus son otros de los aspectos del nuevo pacto laboral que se definirán próximamente”, aseguró el periodista Enrique Rojas en una nota de ESPN.

Esta sentencia deja un mensaje claro: en medio de tantas cosas por definir en las negociaciones entre el Sindicato de Jugadores y las Grandes Ligas, el Clásico Mundial no es una prioridad, idea que ya se dejó caer hace dos años cuando fue cancelada oficialmente la edición del 2021.

Te puede interesar: Habló el máximo jonronero de la última década en MLB: «No se trata de dinero, sino de honor y respeto»

En aquel momento, la pandemia del coronavirus comenzaba a azotar fuertemente al mundo, forzando la suspensión o postergación de eventos de toda índole, incluidos los Juegos Olímpicos de Tokio, que fueron reprogramados para el 2021. Este detalle comprometió la celebración del Quinto Clásico en su fecha original, porque al estar el béisbol incluido en la agenda estival de la capital japonesa, no iba a ser factible organizar dos eventos de máxima envergadura en un mismo año.

Sobre la mesa quedaba la opción de mudar el Clásico al 2022, pero eso ni siquiera se consideró. El Acuerdo Laboral entre MLB y el Sindicato –imprescindible para la celebración del torneo de selecciones– vencía en diciembre del 2021 y ya se anticipaba una dura tanda de negociaciones para alcanzar un nuevo Pacto, como en efecto ha sucedido.

Por lo tanto, la única variante posible era mover el Quinto Clásico al 2023, seis años después de su cuarta edición. En teoría, esa idea sigue sobre la mesa, pero el hecho de que no se haya discutido nada sobre el futuro del certamen en la extensa ronda de conversaciones entre MLB y MLBPA es motivo de preocupación, máxime si tenemos en cuenta que este evento es lo único verdaderamente atractivo que le queda al béisbol a nivel de selecciones.

Sin pelota en los Juegos Olímpicos de París 2024 y sin mucha audiencia en los torneos organizados por la Confederación Mundial (WBSC), el Clásico es una tabla de salvación por el simple hecho de las figuras que integran las escuadras.

Te puede interesar: OTRO ESCAPADO: saltador cubano se impulsó demasiado lejos y abandonó la selección nacional

Además, en un esfuerzo enfocado en la globalización del deporte, para la quinta edición de la lid se había planificado una expansión hasta los 20 contendientes, con 16 inscritos directos (todos los que compitieron en el 2017) más cuatro escuadras que buscarían sus boletos en distintas lides clasificatorias.

Ahora todas esas ideas permanecen en un limbo hasta que las Grandes Ligas y el Sindicato de Jugadores vuelvan a debatir sobre el asunto. De no celebrarse en el 2023, el futuro del Clásico Mundial sería totalmente incierto, porque habría que esperar hasta el 2025, teniendo en cuenta que el 2024 es un año olímpico y los organizadores de la lid han preferido que no coincida con citas estivales o con Mundiales de Fútbol.

Recordar que la última edición del Clásico Mundial se celebró en el 2017 con victoria de Estados Unidos. En los tres eventos anteriores, Japón ganó los dos primeros en 2006 y 2009, mientras República Dominicana conquistó la corona en el 2013.

Cuba ha participado en todas las ediciones del certamen. En la primera llegó hasta la final tras superar en partidos épicos a varias de las grandes potencias latinas del deporte de las bolas y los strikes, pero después no ha conseguido superar la segunda ronda en ninguno de los tres últimos torneos.

Te puede interesar: FIRMÓ PROSPECTO cubano con los New York Mets

3 comentarios en “EN EL AIRE el Clásico Mundial: Más dudas sobre el evento”

  1. Si usted es de los que aun no sabe que el beisbol es un negocio, esta reciente negociacion entre el Sindicato de peloteros y MLB es el ejemplo perfecto de hasta donde fueron capaces de llegar ambas partes, defendiendo sus intereses y luchando firmemente hasta el ultimo centavo.
    Es de esperar que los propietarios traten que sus ganancias sean cada vez mayores y es logico que los peloteros demanden todo cuanto entiendan que pueda beneficiarlos.
    No tengo problemas con los ingresos que puedan recibir, siempre que los equipos sean altamente competitivos y brinden un espectaculo de calidad superior.
    El Clásico Mundial todavia no ofrece oportunidades de negocios lo suficiente atractivas para MLB , ni para el Sindicato.
    A los peloteros jovenes que tengan el privilegio de representar a sus paises de origen en el Clásico podrá servirle de vitrina, para todos será emocionante e inolvidable pero hasta que eso no se traduzca en un buen negocio, seguirá siendo sólo eso, una fiesta de beisbol, mucho entusiasmo, un momento único, coloreado por banderas de diversos paises, tanto para atletas como para fanaticos.
    El presidente de la Confederación Mundial de Béisbol y Softbol (WBSC) es el italiano Ricardo Fraccari, es muy amigo de la dictadura totalitaria cubana, por lo que es muy dificil ese señor decida apoyar la presencia de un equipo cubano con peloteros de Grandes Ligas, sin la aprobacion de federacion cubana.
    Mr Fraccari y la WBSC son promotores de cambios drasticos en el beisbol como los juegos a 7 innings y la absurda Regla Schiller de desempate.

Responder a Alexander Morales Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba