Por Robiel Vega

Han transcurrido ya 15 años desde la última gran actuación de un equipo Cuba en un evento de primer nivel. Luego de aquel Primer Clásico Mundial, vinieron algunos chispazos de calidad, pero para nadie es un secreto que la última década sólo nos ha dejado decepción y amargura a todos los que queremos ver el equipo de las 4 letras en lo más alto nuevamente.

Después de aquel 2006, sólo se han obtenido los títulos de los Panamericanos de Río, en 2007, la Copa Intercontinental del 2010 y los Centroamericanos de Veracruz, en el 2014. También, aunque no se puede decir que fue un torneo de selecciones, es justo destacar el título de la Serie del Caribe del 2014 por el Equipo de Pinar del Río, aunque para ser honestos, aquello era prácticamente un equipo Cuba.

En los últimos 3 Campeonatos Mundiales (2007, 2009 y 2011), se obtuvo el subcampeonato y en el torneo sucesor, el Premier 12 (2015 y 2019), las actuaciones han ido en detrimento; de un sexto lugar en la primera edición, a una eliminación en la primera ronda con una victoria y 2 fracasos en la segunda.

A nivel continental, el equipo ha ido en franco descenso, después de Río 2007, vinieron 2 medallas de bronce en Guadalajara y Toronto, para terminar en un escandaloso 6to lugar en Lima 2019, donde incluso, perdieron una gran ventaja en el noveno inning del partido por la discusión del quinto lugar.

Ya ni siquiera a nivel regional (Juegos Centroamericanos) se ha logrado mantener la hegemonía, pues en los últimos Juegos de ese tipo (Barranquilla 2018) se logró un decepcionante segundo lugar ante selecciones que ni se asoman a la calidad del primer nivel del béisbol mundial.

Y para ponernos realmente en contexto, en el Torneo de más alto nivel, él Clásico, luego de aquel subcampeonato en 2006, llegaron un sexto y un quinto lugar con selecciones en las que varios de sus integrantes están o pasaron por equipos de Grandes Ligas y finalmente un séptimo lugar decepcionante al perderse todos los encuentros de la segunda ronda del evento.

A nivel de categorías inferiores, sólo el Campeonato Mundial Sub 15 alcanzado en el 2016, salva una serie de malas actuaciones en todo el periodo, y de esa selección, un alto número no se encuentra ya en nuestro país.

El éxodo de peloteros jóvenes por todos conocido, la mala calidad de la Serie Nacional, tanto deportiva como de toda índole, la mala selección de los integrantes de los elencos e incluso de la directiva en algunos casos, el excesivo “championismo” en torneos de poco nivel en los que se han podido probar figuras jóvenes y no se ha hecho y por supuesto, la no inclusión de peloteros que juegan en ligas profesionales en el exterior que no han sido contratados por la Federación Cubana de Béisbol, han sido las principales causas de este descenso notable de la pelota cubana, dentro de la isla y a nivel de selecciones.

En este punto, tras las palabras de Ernesto Reynoso, Director Nacional de Béisbol en la isla, donde se confirma la intención por parte de la Federación de convocar a peloteros cubanos residentes en el exterior que no hayan sido contratados por la FCB, nos hace ver una luz al final del túnel.

Se conoce que el tema de las contrataciones es complicado, y que falta mucho para llevarlo a efecto, pero una selección cubana con nombres como: Leonys Martín, Dayán Viciedo, José Miguel Fernández, Ariel Miranda, Odrisamer Despaigne, Rusney Castillo, Henry Urrutia, Alexander Guerrero y varios más que ahora mismo no alcanzan a la memoria del que suscribe, sería, sin dudas, una selección capaz, al menos en mi opinión, de luchar y alcanzar el añorado boleto olímpico a Tokio.

Por supuesto, para llegar a un nivel de Clásico Mundial necesitaríamos todo nuestro talento que hoy se muestra al más alto nivel: José Dariel Abreu, Aroldis Chapman, Luis Robert, Moncada, Yulieski, Lourdes Jr., Arozarena, José Iglesias, Rasiel Iglesias, Yoan López, Morejón, Grandal, José Adolis García,  Heredia, Tomás, Yadiel Hernández y muchos otros que no están incluídos y que incluso juegan en nivel de AAA y AA y que han pasado por la MLB. Una selección conformada con solo algunos de todos estos grandes peloteros, estaría en condiciones de pelear por volver a los planos estelares donde, desde hace 15 años, no hemos podido llegar.

Espero, con la ilusión de un amante incorregible del béisbol cubano y del equipo que me enamoró cuando era un niño, que en algún momento del futuro cercano, algunos de estos cubanos, tal como se hiciera en la última convocatoria de la Selección Nacional de Fútbol, puedan volver a vestir los colores de la tricolor de las cuatro letras. Por hoy es todo, ya nos veremos en la próxima.

30 comentarios en “CUBA ABRE PUERTAS a un equipo nacional más competitivo, lo necesita”

  1. Creo q 3 o 4 jugadores podrían reforzar él Cuba de los k juegan en otras ligas pero llevar 20 de afuera y 4 de la SNC sería una falta de respeto x esos peloteros q juegan toda la serie a la una de la tarde se trasladan hasta 500 km x carretera para jugar al día siguiente y ganan unos 200 USD al mes y su máxima meta es hacer el equipo nacional poder viajar y ayudar a su economía familiar muchos con talento para brillar en otras ligas y los q decidieron quedarse en la Isla q los vio nacer los q no ostentan vehículos lujosos ni poseen casas con piscinas y otras propiedades q su único patrimonio es ser parte de la mayor pasión del pueblo Cubano la Pelota

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba