AL BATE CON MODESTO: Entrevista a Luis César Valdés, sin censura ni pelos en la lengua

Podemos calificar a Luis César Valdés como un hombre que dice lo que piensa, en buen cubano: sin pelos en la lengua, lo que le ha traído más de un problema a este gigante del arbitraje

Podemos calificar a Luis César Valdés como un hombre que dice lo que piensa, en buen cubano: sin pelos en la lengua, lo que le ha traído más de un problema a este gigante del arbitraje
Podemos calificar a Luis César Valdés como un hombre que dice lo que piensa, en buen cubano: sin pelos en la lengua, lo que le ha traído más de un problema a este gigante del arbitraje (Foto: Carolina Vilches)

Por Modesto Agüero

   Hace poco más de una semana en el canal de YouTube de SwingCompleto presentamos el cuarto episodio del segmento Swing Caliente donde el reconocido árbitro cubano Luis Cesar Valdés exponía las razones por las que considera que debiera suceder un cambio en la dirección de la Federación Cubana de béisbol.

   Dicha sección tuvo su versión impresa que compartimos en nuestra página pero hoy le proponemos una entrevista que abunda en la trayectoria de Luis Cesar quien es oriundo de San Juan de los Yeras en Villa Clara.

   Hombre con personalidad, conocimientos del béisbol y sus reglas, y  una buena zona de strike son algunas de sus virtudes en este difícil trabajo. En más de una ocasión, varios lanzadores me manifestaron que cuando lanzaban querían tenerlo detrás de home como árbitro.

   Se trata del mejor que quedaba arbitrando en Cuba y que lamentablemente para este deporte, decidió retirarse en el año 2013, con solo 47 años. Luego participó como comentarista en varios juegos de béisbol en la emisora de su provincia CMHW.

¿Cuándo comienza tu vinculación con el deporte?

   -Nací en una casa deportiva. El principal ejemplo lo tuve en mi padre César Valdés, que fue mi ídolo. Lo admiré como padre, hijo, esposo y atleta. Fue miembro como defensa de la selección nacional de baloncesto por 10 años. Estuvo en los Juegos Olímpicos de México 1968. Además fue pelotero de Series Nacionales y Selectivas, jugaba primera base y lanzaba con los equipos Azucareros y Las Villas, o sea el ejemplo lo tenía bien cerca.

¿Cómo te inicias en el arbitraje y cómo llegas a la Serie Nacional?

   -Mi carrera como árbitro comenzó en 1991. Por casualidad me inscribí en un curso provincial para formar árbitros y me gustó. Con motivo de los Juegos Panamericanos en La Habana en 1991, impartieron otro curso nacional y yo participé. Tenía como profesores a árbitros muy experimentados como Juan José Izquierdo, Alfredo Paz, Iván Davis, Raúl Hernández, el Chino Hernández, los mejores de Cuba en ese momento.

   »Fui el quinto expediente y trabajé como suplente en la Serie Nacional 89-90. En ese mismo período participé en diez juegos en el grupo dirigido por Iván Davis cuando solo tenía 22 años. Me permitieron trabajar en 10 juegos.

¿Piensas que los árbitros deben rotar, o consideras que el principal detrás del home debe ser el de más experiencia?

   -Hay juegos decisivos en que detrás de home deben trabajar los mejores, digamos equipos entre los que existe una gran rivalidad como Industriales-Santiago”.

¿Cuántos años estuviste activo?

   -Fueron 27 años “ampallando” todos los eventos que se jugaron.

Si no existe una escuela nacional de árbitros, ¿de dónde surgen los árbitros ahora?

   -Los más veteranos ahora si surgieron de la Escuela como Omar Peralta, Juan de Dios León, Jorge Niebla y Janet Moreno (única mujer hasta el momento). Los demás vienen de cursos no habituales provinciales, por ética no voy a hablarte de la calidad.

Es un trabajo ingrato el del árbitro. Nadie reconoce cuando lo hace bien y si cuando se equivoca. ¿Qué opinas?

   -Estoy de acuerdo contigo, es un trabajo muy ingrato. Se tienen muchos detractores y muy pocos que reconozcan tu trabajo cuando lo haces bien.

Eres consciente que te has equivocado en algún juego, ¿qué se siente en ese momento?

   -Es muy difícil, por supuesto que me he equivocado, porque soy un ser humano. Cuando me pasó no podía ni dormir y tenían que pasar días para que me olvidase. Pero para mí tranquilidad esto no decidió entre una victoria o derrota de un equipo.

¿Qué condiciones debe tener un árbitro?

   -Un árbitro debe tener personalidad, buena vista para cantar los lanzamientos, entre otras, pero la mayor virtud debe ser su honestidad. Debe tener un gran dominio de las reglas del juego y la mecánica necesaria para hacer cumplir las normas y ejercer la autoridad y la imparcialidad.

   »Los árbitros deben prepararse tanto física como mentalmente y comportarse de forma constante con los más altos estándares de profesionalidad.

Alguna anécdota en tu labor arbitral.

   -Anécdotas son muchas pero las que más recuerdo es cuando por no tener los zapatos de “ampallar”, me dieron un pelotazo en el pie izquierdo que me costó perder hasta una uña y otra fue cuando trabajé durante cinco entradas con una muñeca fracturada en un juego entre Industriales y Santiago de Cuba en el Estadio Latinoamericano. El dolor era grande y traté de no demostrarlo para continuar trabajando.

Problemas con jugadores. ¿El más conflictivo fue Víctor Mesa?

   -Siempre existen los que no están de acuerdo con los conteos o decisiones y protestan. En cuanto a Víctor era muy difícil trabajarle pero yo traté siempre de controlarlo aunque lo tuve que expulsar en varias ocasiones.

¿Te hubiera gustado dedicarte a otra profesión?

   -Sí, me hubiera gustado ser comentarista deportivo y comentar contigo un juego de béisbol.

¿Qué opinas del béisbol cubano actual?

   -Desde que Higinio Vélez llegó a la Comisión Nacional cambió todo y mientras esté allí estaremos lamentándonos sin solución.

¿Consideras que un cambio de estructura en la Serie Nacional aumentaría la calidad del béisbol cubano, o que piensas que puede ayudar a esto?

   -No se puede avanzar con un dirigente tan impopular como Higinio Vélez. Tanta gente en contra de él, dentro y fuera del béisbol no pueden estar equivocadas. Yo fui parte de lo sucedido con Antonio Pacheco (el capitán de capitanes), con el árbitro Nelson Díaz, a quién no le autorizaron viajar a Estados Unidos con su mamá fallecida y otras cosas más.

   »Pienso que para mejorar la calidad del béisbol cubano hay que retirar a Higinio y crear una Liga Profesional con cuatro equipos y que jueguen todos los que quieran.

¿Qué opinas del arbitraje en Cuba?

   -En Cuba los árbitros no ganan un salario acorde con sus años de experiencia ni el nivel que tengan y por supuesto que esto va en contra del interés por ser mejor.

   »También en otras ligas existe una asociación para los árbitros, como un sindicato independiente de la Federación que rige esa Liga. En este sentido en Cuba el juez es parte y no es posible. Me retiré con la frustración de no lograr que se creara esa organización en Cuba. Esto es vital para proteger a los árbitros. La Comisión no debería dirigir el tema arbitral.

   Además de su trabajo como árbitro, César fundó la mejor escuela de arbitraje en Cuba la cual dirigió por más de diez años y en este momento no existe, pero de este tema estaremos abundando en una próxima entrega del segmento Swing Caliente de nuestro canal de YouTube. Así que espérelo.

   Podemos calificar a Luis César Valdés como un hombre que dice lo que piensa, en buen cubano: sin pelos en la lengua, lo que le ha traído más de un problema a este gigante del arbitraje.

Licencia de Creative Commons Este obra cuyo autor es https://swingcompleto.com/ está bajo una licencia de Reconocimiento 4.0 Internacional de Creative Commons.

 

2 Comments

  1. Me parece que es un excelente Ampalla. Pero es bueno aclarar que nadie nace sabiendo que tenemos que transitar por las diferentes etapas. Que esta en la persona en quererse superar en lo que realiza.

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*