El hermano de Omar Linares y su lucha contra los fantasmas que ensombrecieron su vida

Por Yasel Porto

El béisbol y la vida en general han sido bastante duras con Juan Carlos Linares Izquierdo, el hermano de ese pelotero tan extraordinario que fue Omar Linares. Juan Carlos, en su época, no recibió el reconocimiento merecido. Incluyo a los mismos fanáticos, pinareños y en general, quienes junto a muchos periodistas y peloteros se olvidan casi siempre del jardinero e inicialista cuando se habla de su etapa y al confeccionar listas determinadas.   

Lo que hizo Juan Carlos es digno de admirar, no solo por resultados de alto nivel sino porque lo hizo pese a la presencia de fantasmas diversos y peligrosos en algunos casos. Tan peligrosos que un descuido de su parte le hubiera traído consecuencias funestas y fatales.

El primer fantasma que enseguida le vendrá a la mente a muchos de ustedes es el de vivir a la sombra del que casi todos señalan como el pelotero más talentoso de su generación. Para mucha gente Juan Carlos era el hermano de Omar Linares aún con todo lo bueno que logró, situándose como uno de los bateadores zurdos más destacados de su época y quizá un poco más allá.

Te puede interesar: «Apareció» Osvaldo Fernández el holguinero, uno de los grandes del pitcheo cubano

Solo un reducido porciento más trataban a ambos por igual, empezando por sus padres y familia. Y aunque parezca que no, sin dudas hay que trabajar duro para que el favoritismo desbalanceado no sea un gran problema en lo psicológico.

Está claro que Omar tuvo más talento y resultados, pero el olvido con Juan Carlos era extremo y eso es algo que lógicamente se ha acrecentado con los años. Tanto que hoy es raro encontrarse alguna mención sobre el hijo más parecido físicamente a Fidel Linares, la primera estrella pinareña en Series Nacionales.

Tan valedero lo del reconocimiento por su lazo con el “Niño” que tuve que usar a éste último en el título de este artículo para conseguir el objetivo de atraer más personas a leerme y hasta entender esta dura historia. También se agravaba su escaso alcance mediático por tener un carácter todavía más introvertido que su hermano y que posiblemente lo hizo la figura estelar que menos “ruido” hacía dentro de Pinar. Entre mis vastos archivos todavía estoy por encontrar su primera entrevista.

Pero aún con su bateo sólido e integral, y haber sido en la primera parte de su vida deportiva un buen defensor de los jardines su acceso al equipo nacional principal se redujo solamente a 1993. Fuera de eso lo que le tocó fueron preselecciones y eventos de segundo nivel.

Lógicamente que no se puede dejar de mencionar la equipo competitiva en extremo que tuvo que enfrentar, en la cual eran muchos los defensores de los jardines con altísimo nivel. Recordemos que eran tiempos de Víctor, Estrada, Ermidelio y Gurriel, junto a otros que casi nunca o nunca hacían el grado pese a su calidad como Javier, Fausto, Miranda, Machado y el mismo Bruzón, que ese año 1993 también hizo el Cuba por primera y única vez como pasó con nuestro protagonista.

En 17 temporadas (1990-91 al 2004-05) dejó un average formidable de .322 con 1544 hits, 106 jonrones y 771 carreras impulsadas.

Mas la grandeza de Juan Carlos no solo se centra en su rendimiento de excelencia pese a la lógica fama mayoritaria de Omar, tanto por llegar primero que él como por sus condiciones y resultados superiores. La salud fue su mayor enemigo y de hecho todavía hoy se mantiene el acecho como en sus tiempos de pelotero.

El conocido número 5 de las escuadras pinareñas tuvo que reponerse de una grave lesión en el hombro, la cual lo hizo cambiar de los jardines a la inicial de manera irrevocable. Pero eso no fue lo peor que atacó a este callado jugador desde el punto de vista médico.

Juan Carlos ha tenido que cargar casi toda su vida con una epilepsia a la que combate a diario con la utilización de medicamentos. Y si bien el uso de los mismos controla casi por completo esa afección cerebral también trae algunos daños secundarios que casi a diario tuvo que afrontar.

En una reciente intervención en el show de Swing Completo el ex segunda base vueltabajero Yobal Dueñas, hizo algunas historias donde se incluyó la situación médica que golpeaba al “menor” de los Linares. El compañero de equipo por más de una década de los hermanos Linares ratificó la lucha constante del protagonista de mi artículo con el tema de la epilepsia y las consecuencias que a veces le traía tomar o no los medicamentos indicados.

Quizá no muchos sepan que este problema acompañó y todavía está presente en la vida del destacado exjugador pinareño, pues cuando se habla de esta enfermedad el nombre que casi siempre le viene a la mente a las personas es el del exjardinero capitalino Luis García. Entre otras cosas, por el ataque epiléctico que le dio en medio de un partido transmitido por la televisión. Ni en eso Juan Carlos logró que se hablara frecuentemente de él.

La epilepsia es un trastorno en el que se interrumpe la actividad de las células nerviosas en el cerebro y provoca convulsiones. Puede ocurrir como resultado de un trastorno genético o una lesión cerebral adquirida, y también producto a un derrame cerebral. Durante una convulsión, una persona experimenta comportamientos, síntomas y sensaciones anormales, incluso la pérdida del conocimiento, y que de no recibir atención adecuada puede resultar en una muerte cerebral.

Los fármacos más utilizados para prevenir son la Carbamazepina, Fenitoína, Topiramato y Felbamato, entre otros. En todos los casos, como un buen grupo de medicamentos dirigidos al sistema nervioso trae efectos secundarios muy variados, a los cuales tuvo que superar en muchas ocasiones Juan Carlos, según lo dicho por Yobal.

Sin dudas admirable en grado sumo lo alcanzado por él pese a todos estos fantasmas que tanto daño le hicieron y aún le hacen. De ahí el respeto doble por una carrera deportiva que merece y hasta necesita un reconocimiento superior de nuestra parte. Pinareños y no pinareños, pues cierto es que Omar fue un gigante, pero no fue el único Linares digno de resaltar. Su padre y su hermano también tienen un espacio importante en la historia de su provincia y hasta del béisbol cubano.

29 comentarios en “El hermano de Omar Linares y su lucha contra los fantasmas que ensombrecieron su vida”

  1. A la sombra de su hermano; Omar, el más grande bateador que ha dado Cuba; era muy difícil ser más mediático y reconocido; sin embargo con sus números, si lo merecía. Una historia conmovedora que los fanáticos no conocen, lo cual engrandece aún más su historia como jugador. Hacen falta muchos Linares hoy en nuestro beisbol. Un saludo para los Linares. Yasel exelente crónica

  2. Ricardo Hernández

    Increíble lo de J.C. Linares. Buen pelotero y más tras hacerlo batallando con tal enfermedad. Gracias por traer a luz esos detalles q no están a la vista de los fanáticos. Gran trabajo Yasel. Keep going!

    1. Una vez más una excelente crónica,personalmente nunca imagine q este gran pelotero hubiese luchado con esta enfermedad tan dura y es de imaginar cuanta dedicación más sacrificios tuvo q realizar para lograr tan brillante carrera como así lo demuestran sus números.
      Nosotros los aficionados llegamos muchas veces a ser muy injustos con muchos atletas y le exijimos y criticamos sin conocer sus problemas personales y q muchas veces salen al terreno a dar lo mejor de sí con graves situaciones particulares.
      Por eso vuelvo a felicitarte por este trabajo q nos brindas q tiene un gran valor de reconocimiento humano.

  3. Magnífico artículo Yasel. Sencillo pero muy humano y reivindicativo de el talento y habilidades de este pelotero cubano. Claro, no sólo a Juan Carlos le va a ser difícil emular con su hermano ni falta que hace. Estamos claro que el niño era inimitable. Algo realmente fuera de serie. Si hubiese jugado en la Gran Carpa, fuera uno de los mejores. No se necesita saber mucho de pelota para saberlo, pero su hermano era un jugador excelente y conociendo esto de la epilepsia, no hablar del coraje, méritos y entrega del pelotero. Es enfermedad requiere medicamentos para controlarla que disminuyen capacidades y habilidades que todos hemos por no padecerla. Me quito el sombrero ante este jugador y mucha suerte y salud donde y como quiera que estés. Saludos a Yasel.
    Gracias por la publicación

  4. Luis Alberto Rubio Naranjo

    Excelente crónica que nos hace admirar mucho más a Juan Carlos Linares.
    Pero en esos años habían muchos jardineros que eran monstruos y con resultados superiores, no era muy fácil hacer equipo Cuba, sólo mencionaré unos cuantos, … Luis Giraldo Casanova, Lourdes Gourriel, Víctor Mesa, Fernando Sánchez, Pepe Contreras, Lázaro Junco, Ermidelio Urrutia, Luis Ulacia, Javier Mendez, Rey Isaac, Edy Rojas, Oscar Machado, Reinaldo Fernández, los guantanameros Duvelgel y Benavides, Luis Ignacio Gonzalez, Fernando Hernández, Romelio Martínez…

  5. Juan Carlos Morell Cos

    Excelente relatoria, más admiración siento por Juan Carlos, tuve el placer de verlo jugar y fue tremendo batidor, no era fácil jugar siempre al lado del niño Linares, mis respeto para el, ojalá que todos conozcan este historia

    1. Héctor Rodríguez Berovides

      Buenas noches. Yo tuve la dicha de ver a Juan Carlos Linares en todo su accionar en nuestras series por aquellos años, y para no hacer extensivo mi comentario, solo diré que fue un señor bateador. Le daba una línea a cualquiera de los mejores lanzadores de aquella etapa. Y bateaba para todas las zonas de terreno. Más bien un bateador de líneas sólidas aunque también conectaba sus jonrones como el que más. Definitivamente cumplía su cometido como el que más. Considero que tenía un brazo solvente. Corriendo era bastante rápido. Para mi repito, uno de los mejores bateadores zurdos y en general que han pasado por nuestras series.

  6. Armando León Viera

    Gracias, Porto, una vez más. Muy justo y reivindicativo tu artículo.
    ¿Existe alguna vía privada para contactarte? Quiero comentarte aspectos de tu trabajo. Saludos desde Palma de Mallorca.

    1. Oportuno artículo. Juan Carlos merece mucho más crédito. Valiosísimo pelotero. Merece una entrevista por la TV Nacional. Ahora lo más importante es que siga cuidando de su salud.
      Mucha suerte para Él!

    2. Gracias a ti y al resto que han escrito. Creo que este tipo de atletas necesitan que se saquen estas historias a la luz para que se les reconozca aún más su clase. Que en el caso de Juan Carlos ya dije era y es bastante poco lo que se dice sobre él. Mi contacto es publico, es 8607263155. Saludos a ti y a todos los que salieron satisfechos con el articulo. Un abrazo y bendiciones.

  7. No conoci ni a Juan Carlos ni a Omar ,pero si vi a su padre jugar y fui un fiel admirador de aquel noble atleta,tanto en el equipo nacional como con Pinar rendia lo maximo y siempre muy callado .Lei mucho de Omar y J Carlos era muy bien bateador ,solo conoci a Cheito ,Olivera,Navaja de la ultima Generation pues no vivi mas en cuba.Creo que es junto reconocer la Labor de este muchacho

    1. No leí completo el artículo,no me hace falta. Juan Carlos Linares fué un señor pelotero,los pinareños deben estar más que orgullosos de haber tenido a esa nunca bien ponderada figura del béisbol cubano

  8. Una persona de muy buen carácter conozco muy de cerca a sus hijos y es cierto merece más reconocimiento, un bateador que sin mucho ruido dejo numeros de respeto

    1. Recuerdo bien a Juan Carlos, muy peligroso al bate, muy buen bateador, mi madre también padeció de epilepsia y conozco bien el tema y como se sufre siendo un familiar, sabiendo los riesgos, son personas valientes, muy valientes

  9. Eduardo FBustillo Cabrera

    Execelente comentario esclarecedor y muy humano reveindica a un jugador eclipsado por el talento de su hermano Omar pero que la aficiòn y especialistas olvidan sus nùmeros y sus enormes sacrificios para jugar juestro deporte nacional..gracias Porto muy bienmpor tì

    1. PORTO, saludos y gracias por la informacion sobrelas estadisticascasi olvidadas .
      De mi antañosa juventud recuerdo a la familia LINARES en El Mamoncillo.
      Delante de mi a Juan Carlos y. Omar bajo la sombra del padre
      Imenso que fue
      Fidel LINARES.
      Tienes mucha razon pues no se ha confeccionado la
      vara justa y precisa para los
      GRANDES.

      Gracias, Jorge.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba