HISTÓRICO: Exgrandesliga Yuniesky Rikimbili Betancourt, juega la Provincial en Villa Clara

Yunieski Rikimbili Betancourt es el primer hombre que luego de haber transitado por las Grandes Ligas se reinserta en la pelota cubana de manera activa

Yunieski Rikimbili Betancourt es el primer hombre que luego de haber transitado por las Grandes Ligas se reinserta en la pelota cubana de manera activa
Yunieski Rikimbili Betancourt es el primer hombre que luego de haber transitado por las Grandes Ligas se reinserta en la pelota cubana de manera activa Foto: Ramon Barreras

Por Daniel de Malas / swingcompleto@gmail.com

Por un instante pareciera que el béisbol en Cuba vive una vida normal, el anuncio del regreso de varias figuras del béisbol profesional a la isla, a jugar en sus terrenos, regala un poco (un poco) de optimismo. En Villa Clara puede dar fe de ello, justo después de que uno de sus hijos pródigos, Yuniesky ‘Rikimbili’ Betancourt Pérez, se vistió del uniforme de Santa Clara, en la final de la Serie Provincial.

Rikimbili es el primer hombre que luego de haber transitado por las Grandes Ligas se reinserta en la pelota cubana de manera activa, un pelotero con 9 temporadas de la MLB, 1057 hits, 80 jonrones y línea ofensiva de 261/285/673, con tiempo compartido entre Seattle Mariners, Kansas City Royals y Milwaukee Brewers.

El estadio, según reportes locales, se repletó ‘como nunca en la presente temporada’, en primer partido de la final Provincial, que terminó a favor Sagua la Grande con no hit no run incluido.

Rikimbili terminó de dos cero, par de roletazos al cuadro, una base por bolas y un cogido robando.

El Exgrandesliga declaró a la prensa villaclareña que: ‘Me sentí más nervioso hoy al salir a batear ante mi público que cuando lo hice por primera vez en Grandes Ligas’.

Más allá del resultado personal o el colectivo, un estadio lleno a tope, para ver a uno de sus ídolos (prohibido por muchos años) es señal clara para los que creemos que la pelota en Cuba tiene salvación.

Rikimbili vuelve a jugar en su patria, con su gente en las gradas y por un instante pareciera que el béisbol en Cuba vive una vida normal.

Sin más por ahora,

Daniel de Malas Andreu

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*