Por Robiel Vega/ @robielcuba87

Uno de los bateadores más consistentes y representativos del béisbol cubano en tierras aztecas es sin dudas el tunero Henry Urrutia. Hijo de una leyenda en su tierra como Ermidelio Urrutia, uno de los mejores jardineros de las Series Nacionales, ha sabido labrarse su propio camino, llegando incluso a debutar en el mejor béisbol del mundo.

Pero más allá de su breve paso por la MLB, ha sido en México donde su talento ha tenido más oportunidad de brillar, siendo, tanto en las Ligas Invernales como en las de verano, uno de los más temidos artilleros en ese béisbol.

En su último partido, que terminó con victoria para su equipo, los Saraperos de Saltillo, con pizarra de 9×6 sobre los Bravos de León, el espigado jardinero de 6.5 pies de estatura, conectó tres hits en cinco turnos al bate, el primero de ellos, en la entrada inicial del partido, fue su número 400 en la Liga Mexicana de Béisbol (LMB), circuito veraniego más prestigioso de ese país y que alcanza categoría Triple A.

La presente temporada está siendo brillante para el tunero, que a sus 35 años exhibe una poderosa línea ofensiva de .402/.470/.637/1.107 (AVE/OBP/SLG/OPS), con 19 anotadas, 25 empujadas, nueve dobles y cinco jonrones en un total de 26 partidos disputados.

Henry, quien recientemente se unió a la Asociación de Peloteros Cubanos Profesionales, tuvondos experiencias en Grandes Ligas, en 2013 y 2015, en ambos casos con los Orioles de Baltimore, disputando 34 partidos, con slash line de .272/.287/.337/.624, con un tubey y un cuadrangular cómo extrabases, con seis remolques y tres anotadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba