Hoy hablar de Grandes Ligas en Cuba no es un sacrilegio como hace años atrás

April 1, 2019
Los cubanos siempre son foco de nuestra atención y ahora que empezó la temporada, la vida se antoja más llevadera

Por Alexander García Milián

Esta vez no fue en abril, como sucede casi siempre, esta vez con un tono muy particular la temporada 2019 de las Grandes Ligas inició en marzo y no fue en Estados Unidos.

Ya el pasado jueves 28 de marzo, dieron inicio los primeros duelos del calendario regular en todo el circuito, días antes en Japón, Atléticos y Marineros inauguraban el torneo con el retiro de Ichiro Suzuki de por medio.

Hoy hablar de Grandes Ligas no es tanto un sacrilegio como hace unos diez años atrás, desde hace algún tiempo debatir y polemizar se vuelve algo común.

Las opciones del cubano, del amante del béisbol han aumentado y el bendito paquete llego para ser parte de nuestra existencia como sempiternos fanáticos.

Por un lado los aficionados- coleccionistas de revistas y postales, tipos con conocimiento casi enciclopédico de béisbol- por el otro los analistas, unos más sabios otros menos, unos verdaderos hacedores de esa magia que envuelve a este deporte, los otros demoledores, asesinos de esta riqueza de la pelota.

Para los fanáticos, la oportunidad de acercarse sin tapujos a la MLB es como tocar la gloria; ello a pesar de que las transmisiones de partidos por la televisión aún dejan con ganas a la mayoría.

No obstante el tema todavía se toma con pinzas y se mira con cautela, más si de peloteros cubanos se trata.

Pero esta campaña el interés tomo otro matiz, pues con el pacto de finales de diciembre, un posible convenio entre Telerebelde y la MLB en camino, las cosas con el misterio y el sigilo de siempre pudieran ser diferentes y ojala así sea pues con la MLB, llega la buena pelota y crece la pasión.

En este 2019, emergen nuevas y emocionantes expectativas, ¿Podrá Boston repetir?, ¿Será el año del título 28 para los Yankees?, ¿Al fin harán los Dodgers la cruz?; hay tela para cortar y soñar, más aún, hay meses para gozar de lo lindo.

 Si a estos aspectos le sumamos que los nacionales siempre toman protagonismo; ya empezaron 18 y pueden llegar al menos 6 u 8 más; si tenemos en cuenta que los cubanos siempre son foco de atención, desde Chapman con los Mulos, Yuliesky Gurriel con Houston, “Pito” Abreu con Medias Blancas y Yasiel Puig con Cincinnati; con todo esto, solo queda disfrutar y esperar que en 2020 las cosas empiecen a fluir mejor, con normalidad, quizás que llegue Despaigne o Gracial, esperemos.

Estimados lectores las Grandes Ligas llegaron y ahora la vida se antoja más llevadera, es que el béisbol le da un poco más de sentido a nuestra existencia.

Nos vemos a la vuelta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba