Ifreidi Coss, una realidad entre la frustración y la esperanza

Por Yasel Porto

Ifreidi Cos Gómez es uno de esos casos dignos de lamentación. La razón principal radica en la historia que pudo escribir a la par tal vez de figuras que dentro o fuera de la Isla se convirtieron en verdaderos ases del pitcheo cubano.

Poco duró la estelaridad de quien a base de condiciones y resultados impactó dentro de nuestro béisbol. La mayoría de los que vivimos su estreno en el máximo nivel en aquella temporada de 2002, no pensamos que veinte años después hablaríamos con la frustración de protagonista. Un dolor que él mismo ha tratado de superar cada día con el tiempo como uno de sus mejores aliados.

Te puede interesar: Pequeñas Ligas: COMO HÉROES fueron recibidos niños peloteros en Villa Clara

Dos décadas han pasado de su debut impetuoso con aquellos Gallos que discutieron el título de Cuba por primera y única vez con el formato de playoff. En la actualidad Ifreidi trata de volcar los pesares del pasado con un trabajo esmerado y constante en su tierra natal.

Con un lógico cambio en su aspecto facial y corporal es uno de los encargados de la categoría 11-12 años de su provincia. Junto con otro gran talento del pasado como lo fue Ángel Peña, se encargan de los pequeños monticulistas que se desarrollan en la disciplina. En su caso están entre los afectados tras la decisión de suprimir los clasificatorios zonales por problemas de transporte.

Lo que hace con los niños en la actualidad, además de la familia y su vinculación con la religión yoruba, son las tres grandes pasiones de quien irrumpió en el equipo Cuba, en una etapa donde integrarlo por primera vez era una tarea compleja en extremo.

En 2002 y 2003 estuvo en Copa Intercontinental, Copa del Mundo y Preolímpico gracias al rendimiento estelar en la Serie Nacional (10-3, 1.94 PCL en su año de novato) y a unas condiciones naturales que lo habían convertido en el pitcher estrella de la mayoría de las categorías menores, incluida la juvenil. Recordemos que había sido parte del famoso conjunto del Panamericano de Camagüey en 2001, donde también estuvieron Yulieski Gurriel, Kendrys Morales, Alexei Bell y Juan Carlos Linares, entre varios más.

A sus estadísticas había que sumar una recta y un slider mortales, conjuntamente al temple y coraje de un joven que por varios motivos (gorra, número y carácter), nos hacía recordar por momentos a Orlando «El Duque» Hernández. Impresionante fue su madurez desde el primer día para acometer todo tipo de partidos, incluidos los más difíciles.

Te puede interesar: SE SUMÓ OTRA BAJA: Pelotero de Industriales dejó al equipo en Serie 61

Pero de la misma forma que los éxitos llegaron bien rápido, fue igualmente su realidad con las lesiones. Y no solo en cuanto a precocidad sino en la incidencia de las mismas.

Entre 2004 y 2007 se batió con ellas y logró mantenerse en pie con memorables actuaciones en playoff que muchos recuerdan. Pero al equipo Cuba más nunca regresó y poco a poco sus facultades fueron mermando hasta diluirse completamente.

No obstante y siendo justos con la realidad, tanto en 2004 (10-2, 2.34 PCL) como en 2006 (8-2, 2.90), podía haber sido tenido en cuenta en función de lo que hizo sobre la lomita.

“Me lesioné el brazo y luego pasaron otras cosas. No tuve el apoyo suficiente para rehabilitarme bien, primero me atendió Uberto Beltrán y me fue bien, pero no se le dio el seguimiento requerido a dicha lesión, quizás por celos profesionales”, le dijo una vez a la periodista Elsa Ramos.

“En un momento se habló de trabajar con el entrenador Cortina, pero se ponían reparos. Realmente directivos del Inder en ese momento nunca me dieron el frente, ni estuvieron de acuerdo con que volviera a lanzar, no era justo dejarme fuera de un entrenamiento del equipo de Sancti Spíritus después de haber tenido una Serie Provincial muy buena”, concluyó sobre el tema con la reconocida colega.

Te puede interesar: FUENTES: Se revelaron VERDADEROS motivos del retiro de Yordanis Alarcón

Después de resultados destacados entre la Serie 41 y 45, lo que vino fue un tormento constante para el natural del poblado La Fé, en Isla de la Juventud, quien se consolidó como pelotero en su municipio y provincia de adopción (Cabaiguán, Sancti Spíritus). Entre 2007 y 2011 solo ganó seis encuentros, perdiéndose además la temporada de 2009-10.

Los problemas de salud se agravaron considerablemente y ello incidió en un déficit ostensible en sus números. Incluso tuvo que dejar de lanzar temporalmente hasta que no quedó otro remedio que decir adiós de forma definitiva.

En nueve campañas totales dejó balance de 53-40 y 3.57 de efectividad. Su última contienda fue en 2009-2010 en la que permitió un jonrón en una entrada de labor. Ahí acabó todo.

Fue una etapa muy dolorosa y según me cuenta los momentos fueron todavía peores porque muchos fanáticos lo maltrataron verbalmente dentro y fuera del terreno. Ese fue un golpe tan duro como las lesiones mismas.

Te puede interesar: Manager cubano HIZO HISTORIA y de la buena este martes (+FOTOS)

Luego de su salida como atleta ha estado varios años como entrenador. Además de su labor con niños con la misma edad de él cuando se mudó hacia Cabaiguán, Ifreidi ha estado en escalones más avanzados incluyendo los equipos espirituanos sub23 y del nivel superior.

Como quiera que el tiempo no tiene marcha atrás y que hay problemas que no tienen solución, al menos ahora tiene una oportunidad de brillar y con una contribución trascendental con todo y que sea subvalorada por muchos. Sobre todo esos que piensan que las categorías menores y sus entrenadores tienen un mérito limitado.

También es verídico que aunque pase el tiempo que sea, en Ifreidi y en muchos de nosotros quedará el sinsabor de todo lo que pudo llegar incluso más allá de la propia Serie Nacional. Las malditas lesiones apagaron las luces de una estrella que hoy trata de iluminar el camino de otros, y de paso tambien el suyo.

5 comentarios en “Ifreidi Coss, una realidad entre la frustración y la esperanza”

  1. Uno de los mejores que he visto tuve la suerte de tenerlo de compañero mucho tiempo desde la categoría 15-16 y tuvo el talento para llegar muy lejos pero las lecciones nos privó temprano de seguir viendo a esa gran estrella y de ver hasta donde podia llegar pero me siento orgullosos de haber sido su compañero durante todos esos años 🙏🏼🙏🏼🙏🏼

  2. Daba gusto verlo lanzar en sus primeros momentos, yo lo recuerdo muy bien, todo el mundo se encandilaba con Maels, pero el también era un grande en ese equipo, y NUNCA merecio el maltrato sufrido, por jefes del béisbol y por la afición en general…suerte en esta nueva etapa!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba