Por Pavel Ruíz

La caída de un grande como Alemania ante Japón y la escandalosa goleada de España sobre Costa Rica resultaron las notas más significativas de la cuarta jornada de la Copa Mundial de Fútbol Qatar 2022.

El día comenzó con el resultado más triste del fútbol, un empate a ceros entre Marruecos y la actual subcampeona, Croacia. Por tercera vez termina un choque sin goles en la reunión qatarí, aunque el duelo no careció de competitividad y oportunidades para ambas escuadras.

Fue un pulso entre una Croacia en reconstrucción y una generación muy talentosa de jugadores marroquíes. Ambas selecciones dejaron buenas sensaciones y de seguro darán batalla en el Grupo F.

La llave E comenzó mucho más entretenida, pues Japón dio la segunda sorpresa del Mundial con una remontada de dos goles por uno sobre Alemania. Los germanos se adueñaron del balón y salieron delante en el marcador al minuto 33 gracias a un penalti pateado de manera magistral por Ilkay Gündogan. Incluso antes del descanso los teutones pudieron fulminar con un tanto de Kai Havertz, pero la acción fue anulada por el VAR por fuera de juego.

El filo de los sables japoneses contrastó con la poca puntería de los tanques alemanes, que dispararon nueve veces a portería sin éxito.

Con este resultado, los dos equipos se sentaron frente a la TV para ver el desenlace del España-Costa Rica, que resultó un monólogo de los de Luis Enrique.

Si bien salía como favorito, asombró el funcionamiento del conjunto ibérico con total dominio de los tiempos y continuas asociaciones en ataque. Al término del primer período las perforaciones de Dani Olmos (11′), Marco Asencio (21′) y Ferrán Torres (31′ P) ya presagiaban un marcador escandaloso. En la segunda mitad continuó la fiesta con bailes de Ferrán al 54′, Gavi al 74′, Carlos Soler al 90′ y Álvaro Morata en el descuento.

Nada pudo hacer la envejecida Costa Rica, que ni siquiera disparó al arco de Unai Simón, para evitar el extraordinario funcionamiento de uno de los equipos más cuestionados por su convocatoria. Pues eso: dudas despejadas.

Para el cierre quedó el engañoso triunfo de Bélgica ante una Canadá que sigue sin anotar en sus cuatro partidos mundialistas. No obstante, no ocurrió por no intentarlo, pues fueron más incisivos que los Diablos Rojos.

Lo que queda de la generación de oro belga tiró de calidad individual, más que colectiva, para sumar de a tres gracias al gol del delantero Batshuayi a los 44 de tiempo corrido.

Con estos desenlaces España pasó a liderar el llamado grupo de la muerte con tres unidades, igual cantidad que Japón pero con mejor diferencia de goles. Alemania y Costa Rica, sin puntos, tendrán que ganar los compromisos restantes para aspirar a pasar. En el F, Bélgica quedó sola en la cima con tres puntos, mientras croatas y marroquíes comparten el segundo escalón y Canadá habita el sótano.

Este jueves 24 de noviembre debutarán otros favoritos en los apartados G y H. La cartelera comienza con el duelo entre Suiza y Camerún, continúa con el Uruguay vs. Corea del Sur, y cierra con los estelares Portugal vs. Ghana y Brasil vs. Serbia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba