La galleta sin manos de Antonio Pacheco

Aún con todo lo dicho por Higinio nunca han trascendido respuestas de Pacheco, y las opiniones que éste ha dado sobre quien lo dirigió por más de una década han estado acompañadas de admiración y respeto.

Aún con todo lo dicho por Higinio nunca han trascendido respuestas de Pacheco, y las opiniones que éste ha dado sobre quien lo dirigió por más de una década han estado acompañadas de admiración y respeto.
Aún con todo lo dicho por Higinio nunca han trascendido respuestas de Pacheco, y las opiniones que éste ha dado sobre quien lo dirigió por más de una década han estado acompañadas de admiración y respeto. (Web screen Shot)

Por Yasel Porto 

   Cuando se hable de peloteros cubanos con ética y respeto el nombre de Antonio Pacheco es uno de los que a criterio de muchos no debe correr la misma suerte de su número sobre el dogout del estadio Guillermón Moncada. Para no pocos excompañeros de equipo el conocido “Capitán de Capitanes” llevó a la par su calidad deportiva con sus mejores valores humanos más allá de posiciones ideológicas que no tienen por qué incidir en virtudes y defectos personales. 

   Si hay quienes siguen dudando de la hidalguía y caballerosidad del estelar ex segunda base, el escandaloso suceso del Juego de las Estrellas Santiago de Cuba 2020 es una muestra inequívoca de dicha afirmación, luego de responder una vez más de la forma en que sus enemigos no esperaban. 

   Pese a la nueva afrenta de unos pocos decisores de excluirlo de un homenaje más que merecido, no hubo una reacción ofensiva de Pacheco, quien inteligentemente se mantuvo al margen de la situación y dejó todo en manos de los millones de aficionados santiagueros y cubanos en general que salieron con todo tipo de defensas y hasta iniciativas a través de las redes sociales. 

   Esa había sido la misma postura adoptada por él ante otras situaciones precedentes desde que decidió quedarse en Estados Unidos en el año 2014. Dos de los ejemplos más connotados en tal sentido tienen que ver con el rechazo de las autoridades deportivas de la Isla para ser exaltado al Salón de la Fama de nuestro béisbol y una más importante aún que fue la negativa hasta hace muy poco de poder viajar a su tierra natal. 

   Igual es oportuno señalar respecto a la actitud de quien estuviera con protagonismo en 12 de los 13 títulos de su provincia, que contrario a lo que le quisieron achacar algunos en Cuba, especialmente funcionarios, que Pacheco jamás hizo declaraciones en contra del gobierno cubano, el INDER o alguien en particular cuando se acogió a la Ley de Ajuste tras cruzar la frontera entre Canadá y Estados Unidos. 

   Uno de sus enemigos más enconados desde la ruptura de su contrato con Cubadeportes en el verano de 2014 ha sido el insustituible Presidente de la Federación Cubana de Béisbol Higinio Vélez Carrión. Su coterráneo ha magnificado la acción migratoria de quien fuera el jugador más importante en su etapa de manager, contando en diversos espacios y contextos una versión en tono de decepción en la que el “capitán” queda muy mal parado a la vista de quienes no profundizan en el tema más allá de lo que escuchen de boca del controvertido personaje. Todo con el objetivo de eliminarlo de cualquier proyecto o iniciativa en la que por méritos deportivos haya que tener en cuenta al dueño de la segunda almohadilla en el equipo Cuba entre 1985 y 2001. 

   Aún con todo lo dicho por Higinio nunca han trascendido respuestas de Pacheco, y las opiniones que éste ha dado sobre quien lo dirigió por más de una década han estado acompañadas de admiración y respeto. 

  «Yo he tenido muchos directores que me marcaron. José Miguel Pineda fue uno de los que más me apoyó. Fue hombre y amigo. Pero también tengo que hablar de otros que influyeron mucho en mi carrera como Franger Reinaldo, Carlos Martí, Manuel Miyar, Alfonso Urquiola y sobre todo Jorge Fuentes con quien jugué muchos años en el equipo nacional. Pero ninguno de ellos fue más importante que Higinio Vélez, porque fue con el que más estuve, el que mejor conocí, del que más aprendí. Él me enseñó muchas cosas a mí y a mis compañeros por su exigencia con su trabajo. Un manager que era el primer que llegaba y el último en irse, muy sacrificado por sus atletas. Higinio siempre nos dio ejemplo y eso es muy importante para cualquier jugador cuando ve la forma de su director. Él fue como un padre para mí», dijo Pacheco en una de las últimas entrevistas que ha dado. 

   En la actualidad reside en la ciudad floridana de Tampa y allí mismo trabaja como miembro del cuerpo de entrenadores de los Yankees de Nueva York. Se ha mantenido apartado del escenario público y lo último que salió de él fueron algunas fotos subidas por aficionados y amigos en su primera visita a Santiago de Cuba después de emigrar hace seis años.  Anteriormente se había publicado algo corto y muy informal de su reencuentro con Carlos Tabares en una sesión de trabajo en el campo de entrenamiento de los Yanquis. 

   A veces no pagar con la misma moneda y evitar respuestas a la altura de determinados agravios es más inteligente y contundente. Es una cuestión de gustos, pero sobre todo del derecho de cada quien de decidir qué dice o simplemente dejárselo todo al destino y a la gente honesta.

[types field=’cc’][/types]

 

15 Comments

    • Tienes toda la razón del mundo,Pacheco demostró ser un atleta en todo el sentido de la palabra,entrego todo por su Santiago de Cuba y por su país ,puso a gozar al país con su excelente béisbol y pasión por este ,no importa que no lo coloquen en el salón de la fama donde no reconocen su valor como deportista pero está en el salón de la fama del corazón de todos los santiagueros ,de sus compañeros de equipo y de su país creo que con eso es suficiente y no se puede ni se va a borrar.

  1. Saben cual es el problema de Higinio, que está cuidando silla para seguir de magnate de la pelota cubana, pero los hombres que se disponen a traicionar a los que calzan el número de zapatos de Pascheco, se rebajan tanto que hasta esa silla donde se sienta le coge asco, miren cuando ae quedó Arocha, quisieron atacar con eso a Pacheco y él dijo que Arocha era su amigo y respetaba su decisión, tuvo valentía, todo el mundo en este país sabe que el abrir las puertas del Salón de la Fama bien pegado a la puerta tenían que estar Pacheco, Marquetti, Kindelán, Linares y otros que no aparecen, en cuantos torneos donde higinio estaba de rechupete con comisionados de otros países El capitán de capitanes sudaba el traje para traerle glorias a Cuba y a otros también va dirigido este escrito y al que le caiga el traje que se lo ponga, pagan con saña y maldad a los que han dado gloria y después deciden ir a vivir donde les da la gana, caramba y no me recuerdo lo que dijo nuestro Apostol tocante a esto.

  2. Entonces por que esta pagina se toma el derecho de opinar y responder por otros. SI ES SSI COMO SE EXPRESA PACHECO SIGUE DEMOSTRANDO como se actua independiente de que viva en Miami aunque haya emigrado sin terminar contrato. Pero cada quien vive donde lo dejan vivir y quiera hacerlo.

  3. Los más grandes fueron pisoteados como si no tuvieran historia eso es muy frecuente aquí en el deporte cubano en cualquier momento desaparecen a mijail López

  4. Magnífico escrito. La mayoría de los aficionados al béisbol en Cuba admiramos a Pacheco y lo catalogamos de todo un CABALLERO y una vez más lo está demostrado. Siempre he dicho: ” No hay nada mejor que un día tras otro”. Saludos a todos los verdaderos amantes de la pelota.

  5. Pacheco hizo historia en nuestro beisbol en todos los sentidos. Fue digno representante de nuestro pueblo y de nuestra revolución. Pero por eso no comprendo por qué nos abandono’.de la forma que lo hizo. ¿ ¿Seguira’ siendo el mismo revolucionario?

  6. Pacheco es un oportunista ,por eso se fue a vivir a Tampa y no Miami,ybasi evitar todo tipo comentario político para poder seguir viajando a Cuba no toca a esa dictadura ni con el petalo de una rosa,el mucho altos funcionario de la dictadura q han abandonafo Cuba,se han refugiado en Tampa para evitar comentsrios politicos,Pacheco es un oportunistas más!!

  7. Hombres como Pacheco no necesitan estar en el salón de la fama,su ejemplo y consagración han calado en millones de cubanos.Emigrar no es traicionar,al quienes traicionan y no han emigrado.

  8. Admiré y admiro a Pacheco como deportista, compañero y ser humano.Les cuento:
    Teófilo Stevenson, el mejor peso completo de todos los tiempos en el boxeo amateur, vivía en Bayamo, producto al olvido a que había sido destinado por autoridades del deporte y otras más. Corría los años de 1980.El equipo Serranos, del que Pacheco era su capitán, llegó a la ciudad, de paso a Santiago de Cuba, después de haber conquistado un trofeo de Campeones más. En el hotel Sierra Maestra se encontraba El Gran Campeón, casi alcoholizado, tal vez porque su grandeza le había hecho aceptar lo mal que lo trataban los que debieron atender, como ser humano, que se lo había ganado, a aquel que con sus puños demostró que Cuba tenía una escuela de boxeo imbatible en los pesos q por aquel entonces eran la sensación del boxeo profesional, los pesos completos. PIROLO, era atendido en.el hotel por los que si lo quisieron y lo querrán siempre, los de.a pie. Pacheco llegó con su equipo, vio a la gloria borracho y mal vestido, lo invitó a su mesa, la que compartía con kindelán, le brindó comida,cerveza, pagó su cuenta, y cuando siguieron hacia Santiago, se lo llevó con él. Subió al ómnibus con el brazo sobre el hombro del Gran Campeón. Días después volví a ver a Teófilo, mejor vestido y tal vez leí en su rostro la satisfacción de haber sentido el cariño y la admiración de otro grande como él mismo, que no se encumbró en su fama o grandeza deportiva, para olvidar a uno de los que de alguna manera le abrió el camino hacia la grandeza.
    Cuando recuerdo esto y oigo lo sucedido con el Tigre Pacheco, el único pelotero cubano q ha sido Todos Estrellas en dos grandes torneos de béisbol, en dos posiciones diferentes, sustituyendo a Nova, en una ocasión y la otra al grande Urquiola, me pregunto porqué el fanatismo oportunista de los que viven de un cargo o autoridad, pisotear la dignidad bien ganada d otros que jamás se vendieron, traicionaron o no hicieron lo que le correspondía en su momento.
    Habría que preguntarse hoy porque Luis Ulacia, Omar Linares, Orestes Kindelán,Germán Mesa y el Capitán Pacheco, decidieron no jugar más béisbol a un mismo tiempo y, según el propio testigo io de ellos, se reunieron en casa de Pacheco para tomar esa decisión, y qué el Capitán, en solidaridad con aquellos, en respeto y apoyo a su opinión, tomó la.misma decision. Preguntémonos por qué estás glorias de nuestro.deporte nacional, jamás han te dio el.retiro.que se merecen.¿Será acaso que Higinio Vélez es.insustituible?
    La.grandeza humana debe ser respetada y quienes no lo hacen deben ser sustituidos. Respetemos lo que firmamos.por.herencia y convicción ” cambiar todo.lo que debe ser cambiado”
    No es la política quien debe pisotear lo alcanzado con sacrificio y dedicación, ella no lo hace. Sin los politiqueros que viven de ella y al hacerlo nacerán la grandeza de aquellos que por derecho propio y natura pueden elegir dónde vivir, y respetan a sus compatriotas. Ese respeto los hace más grandes.
    Pacheco no ha respondido a las i.becilidades de Higinio y camarilla. Tal vez, sin saberlo, hace honor y gala al.pensamiento marciano que dice: “El silencio es el pudor de lo grandes caracteres”

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*