La Serie Sub 23 de béisbol… el último disparo

En hacer maestrías y doctorados sobre mala propaganda los expertos del día a día se han especializado

En hacer maestrías y doctorados sobre mala propaganda los expertos del día a día se han especializado
En hacer maestrías y doctorados sobre mala propaganda los expertos del día a día se han especializado

Por Alexander García Milián

Nos siguen vendiendo el morbo, cuando debía existir al menos un atisbo de esperanza; nos siguen vendiendo el morbo, de la gente gritando en el estadio- hay buena concurrencia- dicen y entonces miramos el graderío derecho en el Guillermón Moncada y solo vemos a par de trabajadores en el estadio; un manisero que se va, quizás a buscar más cucuruchos, la mujer de la minuta tapando bien los panes; nos siguen vendiendo el morbo en el sub 23 de béisbol en Cuba, Yordan Álvarez debutó en la MLB, ya lleva dos jonrones pero el morbo de un evento tan opaco lo es todo.

Cuando equipo como Santiago de Cuba, tal vez el elenco más hecho en esta categoría- sub 23- cuando un equipo así comete casi una decena más de una decena de errores en el Play Off semifinal contra Sanctis Spiritus; me pregunto… ¿De qué hablamos?; bueno los apapachados de hoy y de ayer siguen diciendo… es bueno que dos provincias como Cienfuegos y Sanctis Spiritus lleguen a una final, que la pelota renazca y bla, bla, bla… pero estos talentos , ¿ Qué garantías tienen para buscar un futuro?

Vemos a Roberto Hernández llegando a suelo canadiense para participar en la gira del equipo Cuba por el torneo Can- Am; vemos al chico estrella en la selección nacional y ya comienzan a decir que todo es posible, que si él llegó los demás pueden hacerlo… otra vez, bla, bla, bla…

En hacer maestrías y doctorados sobre mala propaganda los expertos del día a día se han especializado; ¿Cuántos de estos peloteros del sub 23 seguirán jugando pelota en Cuba?, ¿Cuántos irán a la Serie Nacional?, ¿Cuántos jugarán?; me como a preguntas y pienso en que las venideras Series Provinciales serán la nueva parada de la mayoría.

Se siente un murmullo por aquí, un eco pesado por allá, tres chiflidos, dos abucheos, el abucheo se expande y en la cara de la gente, de los de las gradas, en sus caras vemos que al menos la Serie sub 23 sirve para matar el tiempo, para escribir una nueva enciclopedia sobre la vagancia en Cuba y al pensar en reír siento pena pero sigo.

Veo una nube densa otra vez, un olor acido que deja una sensación amarga, que reseca la boca, un olor a cobre me roe y veo destellos de varias explosiones, sale una línea tendida entre right y center, veo la pizarra del Huelga, a Eriel Sánchez con gafas… ¡ahh!, era un sueño y desperté!, es la Serie sub 23, son sus últimos disparos.

Nos vemos a la vuelta.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*