Visite nuestro canal de youtube

Contáctenos

Las revelaciones de ‘Football Leaks’

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

POR Redacción MARCA

Según Der Spiegel, Infantino alertó en la medianoche del 2 de mayo de 2014 Al Mubarak, presidente del Manchester City, de que su equipo podía quedar suspendido de la Liga de Campeones por vulnerar el Fair play financiero, pero al mismo tiempo les esbozaba una salida para salir lo mejor parado posible. «Es estrictamente confidencial», resaltó. Era el primer curso donde vulnerar el Fair Play financiero podría acarrear graves sanciones.

___________________________________________________________________________________________________________________

 

Nueve equipos estaban investigados, entre ellos City y PSG. Las reglas hablaban de que el déficit de un club entre venta e ingreso de dos temporadas de 2011 a 2013 no podía superar los 45 millones y en las siguientes tres temporadas, sólo 30. Además, se incidía que los contratos firmados no podían estar sobrevalorados para no distorsionar la competición.

El PSG fue investigado desde julio de 2013. Un año antes la Oficina de Turismo de Qatar, propiedad del gobierno, había firmado un acuerdo con el PSG para la promoción del país a razón de unos 215 millones de euros, una cantidad absolutamente disparatada. Por ejemplo, Deutsche Telekom pagaba al Bayern 29 millones. El contrato era más disparatado cuando el PSG no estaba obligado a llevar el logotipo de la oficina en ningún momento. Ni en su página web había un enlace siquiera. Ibrahimovic, Cavani y Lavezzi firmaron sucesivamente por el club francés.

Infantino, hoy presidente de la FIFA, fue, según Football Leaks, quien se reunió con los clubes en varias ocasiones, facilitando en muchas ocasiones material confidencial. Atentando contra la UEFA, organización para la que trabajaba en aquellos momentos como secretario general, intentó frustar la actuación del Organismo de Control Financiero del Club (CFCB), quien controla las reglas del Fair Play y que es independiente. Es un organismo dividido en la Cámara de Investigación, quien abre procedimientos y propone sanciones, y la Cámara de adjudicaciones, quien dicta el veredicto final.

 

La Cámara de Investigación alertó rápidamente sobre lo que estaba ocurriendo y que esos 1.000 millones de patrocinio (cinco años) no se correspondían con el valor. Aquello fue respaldado por la empresa Octagon, especialista en márketing deportivo a nivel mundial, que lo valoró en 2,78 millones de euros, 80 veces menos su valor. Con este material, la Cámara de Investigación, en abril de 2014, valoró informar a la Cámara de adjudicaciones de lo que estaba ocurriendo.

Pero eso nunca sucedió. Dice la investigación de Der Spiegel que «funcionarios de alto rango de UEFA suavizaron los hallazgos más graves del informe y retuvieron el documento en Nyon». A cambio se produjo una reunión entre el club francés, Infantino y Platini en una reunión que, cuentan, fue tensa. Los qataríes no querían negociar con la Cámara de investigaciones. Platini e Infantino tampoco podían presionar a la Cámara y optaron por activar una actitud diplomática con Al Khelaifi y Blanc, el director general del club.

Tras varias semanas de discusiones secretas entre Infantino y Blanc, el PSG redujo los ingresos que recibía de la Oficina de Turismo de Qatar a 100 millones por año, aún muy inflado para el mercado. A cambio podrían recibir otros contratos con empresas del país del Golfo Pérsico para compensar los 115 millones que perdían.

 

En el caso del City, el club había perdido 451 millones entre 2009 y 2011. El episodio supuso un enfrentamiento directo de Infantino con Brian Quinn, el jefe de los investigadores de la Cámara de Investigación, que terminó dimitiendo por no estar de acuerdo con lo que ocurría. La auditoría de enero de 2014 de Pricewaterhouse PBWC) había revelado que el 84 por ciento del apartado «otros ingresos comerciales» era de empresas de Abu Dhabi. El club había ocultado 35 millones de euros en costos a la UEFA. Los contratos también estaban significativamente inflados.

El club inglés puso a sus abogados a trabajar y señaló irregularidades en el informe. Incluso intercedió Ferrán Soriano con Infantino para alcanzar algún acuerdo razonable. El City amenazó con gastarse todo lo que fuera necesario para tumbar las reglas del Fair Play Financiero por ilegales.

El 2 de mayo, ya sin Quinn, sustituido por el italiano Umberto Lago, se conoció la primera sentencia. El PSG, que había acumulado un déficit de 218 millones, sólo recibió como castigo 20. El acuerdo con el City fue más laborioso y tuvo que interceder con más ahínco. La cámara de Investigación rechazó en un momento el acuerdo. Finalmente, el 16 de mayo, el City recibió la misma sanción: 20 millones.

Fuente: www.marca.com

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*