Por Yasel Porto (tomado de D´Porto Sports)

El león es un animal que ha acompañado a la pelota cubana desde hace décadas, primero en la etapa profesional a través del club Habana y posteriormente con los Industriales dentro de la Serie Nacional. Su protagonismo ha radicado en la manera de identificar desde el punto de vista nominal a los dos equipos más ganadores de esas dos etapas que ha incluido la presencia del felino en la imagen del logotipo y la mascota.

Pero la historia que les traigo hoy no tiene que ver con esto que acabo de señalar, sino del encuentro físico entre una de las figuras más importantes en la historia del béisbol capitalino y hasta cubano con un león. Sí, uno verdadero. Un ejemplar un tanto crecido y con el que sostuvo contacto sin que mediara ningún tipo de protección física.

El hecho tuvo como protagonista a Miguel Ángel González, uno de los grandes personajes que ha tenido el béisbol de Cuba y figura más emblemática que tuvieron los Rojos o Leones del club Habana en la extinta liga profesional.

A “Mike” se le puede ver fotografiado junto al llamado “rey de la selva” tras su visita al Zoológico Nacional de La Habana (Zoo de 26) poco después de ser inaugurado.

La foto que data de 1956 estuvo en el anonimato durante décadas hasta que el destacado coleccionista e historiador Rolando Sánchez la sacó a la luz pública a través de nuestro grupo de Facebook D´Porto Sports.

Te puede interesar: HISTORIA: El ciclón que llevó a la muerte a un símbolo del béisbol cubano

Natural de Regla, González pasó a la historia de nuestra pelota por múltiples proezas, donde se incluye el haber sido el primer receptor cubano en Grandes Ligas y el primer jugador de posición nacido en la Isla con relevancia dentro de este béisbol. Su mérito fundamental estuvo en su capacidad defensiva detrás del plato que lo mantuvo en las Mayores por espacio dos décadas.

Después de su retiro se convirtió en el primer latino que dirigió en ese nivel y estuvo por mucho tiempo como coach de tercera base, siendo clave su decisión de mandar a doblar hacia el home plate a Enos Slaughter para que los Cardenales ganaran la Serie Mundial de 1946.

En Cuba logró un impacto extraordinario como máscara, pero también como manager y dueño del club Habana. Tiene el récord de más títulos conseguidos como timonel con un total de 14.

Aunque el Almendares fue posiblemente el club con más seguidores en aquella desaparecida liga, los felinos escarlatas tenían un seguimiento igualmente de mucho peso. Y a eso hay que sumarle que quedaron como los máximos acumuladores de títulos (30).

Después de suprimido el béisbol cubano rentado fue Miguel Ángel el único de los dueños de equipo que no emigró, aunque tampoco mantuvo un vínculo considerable con el nuevo proceso beisbolero que tuvo en la Serie Nacional su evento fundamental.

No se conoce otra referencia de un encuentro tan estrecho entre un pelotero y un león vivo en etapa inicial de desarrollo.

Existe un pasaje muy particular dentro de la pelota cubana con este animal de protagonista, pero que no tiene nada que ver con lo señalado en este artículo. Fue en la década de los sesenta cuando fue llevado un león del zoológico de Camagüey al estadio Cándido González aunque la mayoría de los testigos de aquel acontecimiento señalan que nunca fue soltado. Afortunadamente aquella acción no trajo consecuencia alguna, solo un poco de susto.

6 comentarios en “Leyenda del béisbol cubano se encontró en directo con león adulto y sin cerca de por medio”

Responder a AlfredoMS Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba