«Me siento listo para integrar la selección nacional», asegura receptor de Cienfuegos

La posibilidad de jugar en Cienfuegos llega por medio de un amistad de su papá quien conversó sobre el interés de Richel de integrar el equipo de esa provincia y para la temporada 2014-2015 ya formaba parte de Los Elefantes.

La posibilidad de jugar en Cienfuegos llega por medio de un amistad de su papá quien conversó sobre el interés de Richel de integrar el equipo de esa provincia y para la temporada 2014-2015 ya formaba parte de Los Elefantes.
La posibilidad de jugar en Cienfuegos llega por medio de un amistad de su papá quien conversó sobre el interés de Richel de integrar el equipo de esa provincia y para la temporada 2014-2015 ya formaba parte de Los Elefantes. (Web Screen Shot)

Por Darién Medina 

   La pasada campaña Cienfuegos dio señales de que esta nueva generación de jugadores contaba con el talento suficiente de llevar al conjunto a otro nivel, luego de años de “reposo”, la confirmación de su progresión va siendo más que evidente, Los Elefantes andan en plena lucha por el liderato de la tabla. 

   Dentro de los protagonistas de esta actuación se encuentra su receptor Richel López, nombre que ya en 2019 comenzaba a ser familiar para la afición cubana a la que le extrañó su no inclusión en ninguna de las preselecciones nacionales. 

   «Me golpeó un poco, no fui llamado para ninguna preselección, ni la del Premier12 ni el Preolímpico y mi rendimiento fue bueno y creo que me lo merecí», así le comenta a SwingCompleto el máscara cienfueguero.   

   Richel inició su carrera en el béisbol en la provincia de Matanzas, con Los Cocodrilos debutó en la Serie Nacional, fue un paso breve y de pocas oportunidades.  

   «No tuve mucha participación en la serie 53 ya había estado en los Playoff en la serie 51 habían varios receptores de gran experiencia, acababa de salir de las filas juveniles, pero sí creo que me merecía más oportunidades, eso ya era decisión del director Víctor Mesa, me preparé bien como todos, estaba listo para asumir cualquier responsabilidad y tenía confianza de que podía jugar». 

   Las oportunidades nunca llegaron, fue el motivo principal para buscar proseguir su carrera en otra provincia. «En ese momento vi una gran injusticia conmigo, me querían dejar fuera del equipo sin ninguna explicación, solo me dijeron que si me lo ganaba al año siguiente si podría integrarlo, eso lo vi muy extraño, sabía que me estaban cerrando las puertas».  

   La posibilidad de jugar en Cienfuegos llega por medio de un amistad de su papá quien conversó sobre el interés de Richel de integrar el equipo de esa provincia y para la temporada 2014-2015 ya formaba parte de Los Elefantes.

   «Fue muy difícil para mí, era muy joven y dejar atrás mi familia, mis amigos que me habían visto crecer para irme a probar suerte en otra provincia, pero mi familia me transmitió mucha confianza y gracias a Dios me decidí y creo que hasta ahora no los he hecho quedar mal a mi familia, ni a mí tampoco». 

   En Cienfuegos ha logrado establecerse en la receptoría, la clave ha estado en enfocarse en una mejor preparación que ha ayudado en su crecimiento y madurez como atleta, no ha sido el único aspecto que lo ha llevado a este nivel. 

   «Es fundamental sobre todo la confianza del entrenador hacia el atleta, creo que es uno de los aspectos más importante que me ha ayudado a superarme y creer que doy más», resalta.  

   Cienfuegos vuelve a contar con un equipo lleno de jóvenes y que ilusiona, hace unos años aglutinaron un conjunto que se convirtió en contendiente al título nacional, ¿podrá este grupo dar ese paso?. 

   «Sin ninguna duda y lleno de optimismo te digo que nuestra joven generación con algunos detalles que nos faltan por consolidar, estamos preparados y listos para dar ese alegrón, sabemos que no es nada fácil y siempre respetando que hay muchos equipos de talento y gran experiencia, pero cuando hay calidad y deseos, lograremos lo que nos propongamos y veo que este equipo está para más». 

   Bajo su responsabilidad está la guía de un staff de picheo de mucha juventud, no es una tarea fácil de asumir. «Es complicado guiar a los lanzadores jóvenes ya que también se necesita de una buena ejecución en cada lanzamiento y eso ayuda mucho en la confianza del lanzador, así como en la del receptor a la hora de guiarlo en cada una de las situaciones, eso conlleva mucho entrenamiento». 

   Richel sale al tarreno en cada juego darlo todo, es su trabajo, su rendimiento y sus números se encargarán de demostrar para lo que ya está hecho. «Solo estoy convencido de que no dejaré de demostrar que si me siento listo para integrar la selección nacional».  

   Está consiente de que todavía le queda mucho más por demostrar y consolidarse dentro de su posición, en Cienfuegos Richel López ha alcanzado lo que en su provincia no le fue posible, pero no descarta un regreso.

   «Me siento bien, no puedo decir que no, lo poco que he hecho lo he logrado aquí, si me gustaría terminar mi carrera en Matanzas porque fue la provincia en la que empecé todo, independientemente de las cosas que pasaron al principio de mi carrera no tienen nada que ver con los entrenadores de ahora, si me gustaría volver a vestir ese uniforme, es lo que siento».  

   Sueña porque el sacrificio de dedicarse a lo que más le gusta, jugar béisbol, comience a mostrarle los frutos, mientras espera por integrar la selección nacional a lo que le llama felicidad y agradece a su familia por acompañarlo en cada paso. Antes de cerrar nos vuelve a reiterar. «Aspiro a integrar nuestra selección nacional y representarla con gran orgullo».

[types field=’cc’][/types]

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*