Por Yasel Porto

Brasil, pentacampeón de la Copa Mundial y una de las grandes candidatas al título en Catar, no pudo tomar la delantera en el primer tiempo contra la peligrosa selección de Serbia en el estreno de ambas selecciones.

Sin embargo, la defensa de estos últimos se plantó con organización y seguridad y evitó que el grito de euforia no llegara nunca. Como también el portero Milinkovic-Savic con varias acciones positivas.

Una de las más claras que tuvo Brasil fue a la altura del minuto 40 con Vinicius de protagonista, pero a última hora la defensa balcánica lo privó de marcar su primer gol en Copas Mundiales.

Los brasileños dominaron la posesión (59 a 41%) y tuvieron los dos únicos remates a puerta. También fueron mejores en el completamiento de pases y la precisión de los mismos. Los únicos cuatro tiros de esquina fueron cobrados por los cinco veces titulares mundiales.

En el otro juego del grupo la escuadra suiza derrotó por la mínima a Camerún en un duelo donde se produjo algo histórico en Copas Mundiales. El gol de Embolo no se celebró por respeto, ya que nació en la ciudad camerunesa de Yaundé convirtiéndose en el primer jugador que le marca a su país de nacimiento en estos certámenes.

Serán precisamente los helvéticos los próximos adversarios de los de la tierra de la samba. Eso será el próximo lunes 28 de noviembre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba