Por Gian Franco Gil

Cortés trabajó por primera vez en su carrera como ligamayorista en un Juego de las Estrellas, entrando en la historia de los peloteros cubanos que han pasado por ese béisbol. El zurdo que defiende los colores del conjunto neoyorquino lanzó una entrada completa, en la que propinó dos ponches, regaló un boleto de libre tránsito y golpeó a un bateador.

De esa forma, se convirtió en el cuarto lanzador más joven en escalar la lomita de los suspiros en los choques de mitad de temporada. Además, igualó con otras cuatro estrellas cubanas, que lograron una actuación similar a la suya en Juego de Estrellas anteriores.

Néstor asistió al esperado evento con su padres y su futura esposa. Precisamente, a la que se convertirá en su compañera de vida ante «la ley de los hombres», le pidió matrimonio. En una ciudad mágica como Los Ángeles, rodilla en tierra y con un anillo que sellaría la petición, el antillano le hizo la propuesta a su pareja, para que el día alcanzara una connotación aún mayor.

«Te doy las gracias por estar a mi lado, pero también por todo el éxito. Espero que haya más por venir para los dos. ¡Te quiero mucho!». Además, la estrella cubana confesó que ambos habían superado muchos momentos difíciles juntos y que su felicidad era aún mayor por compartir el histórico día con sus padres.

Cortés tenía una gran responsabilidad durante su intervención en el Juego de las Estrellas. El divertido monticulista fue el único cubano -nacido en Cuba- en tener protagonismo. Cortés representó en Los Ángeles a todo un país, así como a la comunidad cubana en Miami, que tanto lo sigue. Néstor no defraudó ante la confianza depositada en él, y se presentó en el «Dodgers Satadium» portando un guante con la bandera cubana, para orgullo de cada cubano que estaba atento a su trabajo.

4 comentarios en “APROVECHÓ EL JUEGO DE LAS ESTRELLAS: Néstor Cortés tomó una decisión importante en su vida”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba