Danel Castro: las confesiones de un hombre guapo

Por Alexander García Milián. La cara cansada, los ojos de resignado, de hastiado; todo ello se mezclaban con su sonrisa corta pero sincera, con su aspecto de hombre franco, de cubano de a pie.