Por Yasel Porto

Si bien el año nos ha dejado un gran número de alegrías dentro del béisbol cubano especialmente en el desempeño de muchos de los nuestros en las principales ligas internacionales, hubo no pocas insatisfacciones en este 2021 que ya termina que no deben pasarse por alto.

Fueron muchos los tragos amargos a nivel nacionalpor disímiles causas que ponen en una situación cada vez más difícil al mecanismo interno, junto con los discretos resultados internacionales como selección. Sin embargo y en honor al refrán de que en la vida todo tiene solución menos la muerte, y a lo que representa esto en realidad, precisamente es este acápite lo que para mí termina encabezando la temporada entre lo más negativo.

El famoso virus con todas sus variantes hizo estragos, pero tampoco fueron la mayoría de las víctimas. Algunos de los que dijeron adiós tuvieron una trascendencia infinita que provocó un impacto grande en miles de personas. De todos modos, pienso que cada uno de los que ya no están entre nosotros merece que con más o menos nivel profesiona o humano merezcan un EPD y las condolencias reiteradas para sus seres queridos y amigos.

El orden a continuación está por la fecha de su deceso, aclarando además que traté de hacer un compendio lo más completo posible en el que es posible puedan quedarse figuras de nuestro béisbol. Agradecería de antemano que de ser así sea agregado o agregados debajo.

13 de febrero-Pedro José «Cheíto» Rodríguez Jiménez (65 años)
Uno de los grandes sluggers del béisbol cubano más allá incluso de las Series Nacionales. Tercera base muy popular y un poder inmenso que lo llevó a la élite del país en los 70 y 80´s. Su brillantez a nivel nacional fue con los equipos villareños y de Cienfuegos, mientras que con el team Cuba fue una de las estrellas indiscutibles hasta que en 1985 fue separado del béisbol injustamente. Logró cuatro títulos mundiales y un sinfin de premios individuales, lo mismo que en los torneos domésticos en renglones como jonrones e impulsadas donde fue el mejor por años. Entre sus grandes momentos estuvo su decisivo jonrón en la final de la Selectiva de 1978. Tras su retiro trabajó como entrenador y llegó a dirigir a los Elefantes aunque por breve tiempo. Murió producto de una insuficiencia renal después de años sufriendo varias afectaciones crónicas.

15 de febrero-Gregorio Américo Pérez Valdés (80 años)
«Mano Negra» fue un destacado monticulista que brilló por mucho tiempo con los equipos que representaron Camagüey y las primeras selecciones tuneras. Sobrepasó las cien victorias (primero de Tunas en hacerlo) y logró el liderazgo en este importante casillero en la IX Serie. Estuvo en el equipo nacional en los Centroamericanos de 1970. Además representó un puntal en los mejores momentos que tuvo la pelota agramontina con sus dos títulos en la década del setenta. Se retiró en 1982 y todavía tiene el 9no. mejor PCL histórico (2.18). Desde hace varios años venía luchando contra un tumor que lo había alejado de una vida bien activa y que finalmente le causó el fallecimiento en su natal Amancio Rodríguez.

20 de marzo-Orbe Luis Rodríguez Barbón (58 años)
Explosivo exjardinero habanero que jugó un rol importante en varias de las temporadas que jugó desde finales de la década del ochenta y hasta que se retiró en 1997. Jugó bien los tres jardines aunque la mayor parte de sus últimas campañas fueron como right field. Su momento más notable fue la final de 1996 en la que un jonrón catapultó la coronación de Industriales. Trabajó muchos años como entrenador con responsabilidades a nivel provincial con equipos escolares y juveniles hasta que perdió la vida producto de un paro cardíaco, poco después de haber sufrido un accidente.

27 de abril-Ernesto Reinoso Piñeiro (56 años)
Director Nacional de Béisbol desde finales de 2019 después de haber sido primer secretario del PCC en Isla de la Juventud durante un largo período. Como Comisionado muchos reconocen que hizo una mejor labor que algunos que lo antecedieron en la función, incluyendo un mejor vínculo con la prensa. Fue parte de un grupo amplio de la Comisión Nacional infectado por el mismo virus que entre 2020 y 2022 ha arrebatado la vida a millones de personas en todo el mundo.

10 de mayo-Jesús Manuel Jenks Loviu (86 años)
Uno de los últimos que quedaban en Cuba con participación en la extinta liga profesional. Jugó como infielder del popular club Almendares al cierre de este circuito y también se desempeñó en México. Natural de Matanzas (nació el 8 de junio de 1934) residió buena parte de su vida en la capital cubana donde falleció por causas naturales. Fue enterrado en el panteón de los peloteros profesionales en la Necrópolis de Colón donde se le hizo póstumo el 12 de noviembre por el proyecto Béisbol de Siempre de la Sociedad Cultural José Martí.

12 de mayo-Higinio Vélez Carrión (74 años)
Fue el Presidente de la FCB hasta el momento de su muerte. Figura bastante controvertida por su gestión dentro del cargo, y cuando fue el jefe de la misión técnica en Italia, pero acumuló grandes resultados como manager. Entre Nacional, Selectiva y Copa Revolución con Santiago, Serranos y Orientales consiguió 10 coronas. Fue campeón olímpico en 2004, así como mundial en 2001, 2003 y 2005, panamericano en 1987 y 2003, y estuvo al frente del equipo Cuba que muchos consideran el que tuvo el momento más importante como selección (Clásico 2006). Ningún tratamiento médico ni la respuesta de su organismo pudo evitar que el COVID tuviera una influencia fatal en su organismo.

19 de julio-Sigfredo Barros Segrera (75 años)
El santiaguero fue uno de los grandes periodistas de prensa plana que se vinculó con el béisbol en el último medio siglo. Fue el responsable del béisbol en el diario Granma por décadas, lo que le valió para tener el reconocimiento de millones de personas y asistir a múltiples eventos internacionales de trascendencia como Juegos Olímpicos, Panamericanos, Campeonatos Mundiales y el Clásico Mundial. Logró muchos reconocimientos profesionales incluido el Premio Nacional de Periodismo. En los últimos tres años fue afectado por una diabetes que lo fue limitando cada vez hasta que falleció en su hogar de Neptuno y Belascoaín.

24 de julio-Omar Carrero Jr. (45 años)
Hijo mayor del legendario exlanzador Omar Carrero, fallecido desde 2012, tuvo una carrera distante con su progenitor tanto en cantidad de trabajo como en el nivel del mismo. Apenas participó en dos temporadas con los Tigres de Ciego de Ávila. Su hermano Osmar tuvo una trayectoria más extensa que incluyó su gran aporte al títulos de los avileños en 2012 y luego de Pinar del Río tres años después. Carrero Jr. primero enfermó de varicela y luego cedió en la batalla contra el COVID.

8 de agosto-Julio Mantilla Marcelino
Lanzador avileño bastante carismático y muy corajudo que fue capaz de sobrepasar el centenar de victorias en los clásicos cubanos luego de actuar en 19 temporadas (103 en total). Fue el tercero de su provincia que lo consiguió. Le tocó trabajar muchas veces con equipos poco competitivos y ello lo marginó de trascender más, incluyendo las Selectivas con Camagüeyanos. De hecho en cuatro de sus últimos años tuvo una efectividad inferior a tres limpias por juego pese al bate de aluminio. Por desgracia no pudo vencer el impacto del coronavirus.

8 de agosto-Isidro Pérez (70 años)
El «Bombero de Dobarganes» fue uno de nuestros relevistas más importantes . Trascendió en los setenta con Azucareros, Las Villas y luego desde que surgió Villa Clara en 1977-78 manteniéndose activo hasta el cierre de la década siguiente. Tuvo años brillantes, entre ellos aquella Selectiva de 1977 en la que tuvo un PCL formidable de 0.90. Limitado físicamente desde hace años, eso no le impidió mantenerse activo socialmente y se hizo muy famoso por manejar un vehículo especial por toda Santa Clara, que includo usaba para llevar a los lanzadores al box del Sandino. El cáncer fue la causa de un deceso que sintió mucho la afición por su nivel de relación con la misma durante y sobre todo en la etapa final de su vida.

28 de agosto-Giraldo González Arango (63 años)
Entre los mejores torpederos defensivos que ha habido en Series Nacionales. Integrante en 1987 de la selección nacional que ganó Panamericanos y Copa Intercontinental, y figura clave de aquellos equipos de Vegueros y Pinar del Río que arrasaron en la década del ochenta. Conformó una antológica combinación con el intermedista Alfonso Urquiola. Después de retirado sobresalió como entrenador y manager en distintas categorías, y llegó a dirigir a Pinar en Series Nacionales. Murió a causa de la pandemia en su ciudad natal en medio del paso del hurcán Ida. Muchos cercanos a él señalan que se confió demasiado al principio de la enfermedad. Luego fue demasiado tarde.

29 de agosto-William Vizoso Vasallo (64 años)
«El Bardo» fue por más de tres décadas una de las voces del equipo Industriales con su trabajo dentro de la emisora COCO junto a su colega Andy Vargas. Era el narrador comentarista deportivo más veterano que había en ese medio de prensa en cuanto a años de trabajo. Es el autor de la célebre frase: “Azul es el color del cielo, azul es el color del mar, azul es el color que prefieren muchos y no solo en la capital”. Un tumor en la garganta lo debilitó considerablemente y se fija como causa oficial de muerte aún cuando en esa etapa final fue afectado por el COVID.

31 de agosto-Reinaldo Costa Acosta (62 años)
Lanzador de los más notables en los años ochenta. Ganó más de 112 partidos y fue uno de los cinchetes de los elencos vueltabajeros que se cansaron de ganar entre 1978 y 1991. En 1984 no hubo un mejor serpentinero en Cuba que el noble y espigado hombre, primero por llevarse muchos liderazgos de pitcheo a nivel interno (triple corona incluida) y más tarde por su labor brillante en el Mundial de La Habana donde fue el mejor de todos. Fue entrenador de pitcheo por un largo período, tanto en Pinar como en Cienfuegos e Isla de la Juventud. Tres días después del fallecimiento de su excompañero Giraldo perdió la vida por la misma causa en un hospital de la capital provincial pinareña pese a la intensa lucha por salvarse.

7 de septiembre-Vicente Llano Díaz (87 años)
«El Barbero de Los Palacios» fue uno de los primeros lanzadores pinareños con buenos resultados en los circuitos amateurs cubanos, como muy pocos de esa provincia que lograban hacerse sentir. De hecho fue parte de la selección vueltabajera que comenzó su andar en los nuevos clásicos cubanos en 1962 después de haber actuado en la Liga Nacional Amateur, el circuito precedecor de las Series Nacionales. Trabajó por mucho tiempo como entrenador casi hasta su fallecimiento mismo en un terruño donde era extremadamente querido por la gente.

7 de septiembre-Agustín García Baró
Sin la trascendencia de los nombres mencionados, el hecho de haber sido parte de la Serie Nacional es suficiente para dedicarle el espacio a un hombre cuyo fallecimiento pasó inadvertido prácticamente. García fue lanzador de las escuadras de Guantánamo y llegó a integrar la selección de Orientales que tomó parte en la Serie Selectiva de 1983. La muerte de Agustín, quien residía desde hace un tiempo en La Habana fue provocada por el mismo virus que sigue atacando a miles de cubanos diariamente.

8 de septiembre-Ramón Hechavarría Yate (83 años)
Receptor santiaguero (Palma Soriano) de los primeros buenos bateadores de poder que hubo en las Nacionales y jugador icónico de los primeros equipos orientales. Integró el equipo Cuba varias veces incluyendo aquel histórico del Mundial de 1969. Fue campeón en otros dos certámenes del orbe con un trío de oros en Panamericanos y Centroamericanos. Clave en el memorable triunfo de Orientales en 1967 y un año después pasó a la historia como el único jugador manager en los clásicos cubanos. En la última década la salud de «Chava» se había resentido muchísimo y la diabetes lo llevó a perder la locomoción por sus propias piernas.

14 de septiembre-Eusebio Cruz Zamora
Jardinero de Camagüey que llegó a estar entre los buenos bateadores zurdos de Cuba en la década del 70. Logró un título de bateo (1973) y fue clave en las dos únicas coronas que ostenta el béisbol de su provincia (1976 y 1977). Su estado de salud se había afectado muchísimo en los últimos tiempos y su físico se fue consumiendo poco a poco hasta ceder definitivamente ante la muerte. De hecho no fue hasta dos meses después que se difundió la noticia de manera más masiva. Tuvo un final bien triste que incluyó un funeral sin nadie más que su familia y una divulgación demasiado tardía de su desgracia.

1ro. de octubre-Yoany Delgado Pedroso (39 años)
Corpulento exreceptor de cambio de los equipos de Sancti Spíritus en la década inicial del actual siglo. Mundialista juvenil en el año 2000 se caracterizó por su poder al bate pese a que nunca pudo estabilizar su rendimiento en tal sentido. Hijo del olímpico de Barcelona 92 José Raúl y primo de los Gurriel. Su mejor año fue en 2002 cuando dio su aporte a los Gallos para llegar a la final contra Holguín y luego asistió el torneo de Harlem y el Mundial Universitario. Su muerte fue un acontecimiento totalmente sorpresivo por su juventud, pero el COVID fue más fuerte que eso y que su fortaleza externa.

13 de octubre-Obel Porras (45 años)
Otro exreceptor espirituano, específicamente de Cabaiguán, que integró el equipo Cuba juvenil en 1994 y que estuvo en tres campañas con los Gallos hasta que después del 2000 no fue convocado más a integrar la escuadra de su provincia. Fue afectado mortalmente y de forma sorpresiva por una de las variantes del virus que tanto estrago ha causado a la humanidad en los dos últimos años.

16 de octubre-Edelberto Arado García (89 años)
Figura muy querida en Melena del Sur, después de haberle dedicado casi toda su trayectoria a entrenar jugadores en los distintos niveles y dirigir la selección de primera categoría de ese municipio. También estuvo en varias temporadas en el nivel superior dentro del cuerpo de dirección de la entonces Habana. Sus hijos se convirtieron en hombres de béisbol también con protagonismo en los extintos Vaqueros, y en el caso de Vannoy Arado dirigió por tres años a los Huracanes en la Serie Nacional.

24 de octubre-Andrés Ayón Brown (85 años)
Una de las grandes leyendas en la historia del pitcheo cubano. Miembro del Salón de la Fama de México, país donde tiene varios récords y está entre los mejores lanzadores por números y en general. Se hizo sentir en el béisbol profesional de Estados Unidos, Nicaragua y los años finales de la pelota rentada de su país de origen. Destacó como entrenador y fue un manager exitoso de Industriales por tres temporadas. Murió con 85 años a consecuencia de un infarto cerebral que lo tenía en cama desde hacía un año entero y que fue la única razón que lo privó de seguir contribuyendo a las nuevas generaciones. Hombre extremdamente admirado y respetado por aficionados y peloteros.

4 de noviembre-José Benito Camacho (73 años)
Preparador físico con gran historial, no solo por sus conocimientos sino por los innegables resultados que logró. Fue en su época cuando Cuba se enfrentó por primera vez de manera sostenida a los profesionales y en la mayoría de esas competencias la selección nacional de la Isla salió airosa o discutió el título. Tuvo una exitosa presencia en México y su última vinculación profesional fue como coach de banca de Industriales en 2019 y 2020. Falleció en el hospital Salvador Allende de la Habana por el mismo motivo de otros como Higinio, Reinoso, Giraldo, Costa y otros.

4 de diciembre-Urbano González Basanta (82 años)
Segunda base que resultó un ícono de la etapa inicial de las Series Nacionales donde trascendió con los Industriales que ganaron cuatro títulos en línea. Dueño del mejor tacto para un bateador que haya existido dentro de los clásicos cubanos también destacó por su excelente ofensiva que le ganó un puesto en el equipo Cuba durante una década desde su debut en los Panamericanos de 1959 y hasta la cita del orbe de 1972 en Nicaragua. Tuvo una labor destacada como entrenador después de haberse retirado. Murió en su natal Catalina de Güines (Mayabeque) donde era el mayor ídolo local, después de muchos años de lucha contra distintas afecciones, incluido la cerebrovascular.

26 de diciembre-Fidencio Serrano Pupo (63 años)
Lanzador zurdo de Holguín, así como Mineros y Orientales en Series Selectivas por más de una década. Tuvo algunas temporadas relevantes y en dos ocasiones fue el pitcher más trabajador de toda la Serie Nacional (1984 y 1987). Estuvo en el primer conjunto holguinero y en la Selectiva que debutó Mineros, además del último plantel que llevó el nombre de Cafetaleros. Tiene el récord de ponches en las provinciales de su tierra lanzando con su natal Báguanos. La muerte de «Fifo» se produjo en el municipio matancero de Cárdenas donde vivía desde hace un tiempo.

1 comentario en “El PEOR MOMENTO del béisbol cubano del 2021 y sus protagonistas”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba