Por Antonio Palma Enseñat

Tampa Bay Rays y Baltimore Orioles se están enfrentando en una serie de altos quilates en la que buscan mejorar sus posiciones de cara al tramo final de temporada por uno de los boletos comodines de la Liga Americana.

Este domingo cerraba este enfrentamiento de tres partidos, con un triunfo por bando y también paridad en la tabla de la división Este del circuito más nuevo.

En el choque de esta jornada dominical el pinareño fue la chispa con un jonrón de tres carreras que adelantó a los Rays en la pizarra para apoyar la soberbia labor del abridor Drew Rasmussen.

En la tercera entrada y con cuenta de un strike sin bolas el abridor de Baltimore Jordan Lyles cometió el error dejarle un sinker a 92mph en zona pegada y bajita, de las que le gusta a Randy. Su swing fue compacto, halando para su mano esa pelota que cayó a 402 pies por todo el leftfield para traer las primeras tres carreras de su equipo. Desde que chocó bola supo que iba a ser un batazo grande, pues lo disfrutó antes de recorrer el cuadro con la ovación que le rindió el Tropicana Field.

Para Arozarena fue su décimo quinto cuadrangular de la presente temporada y se pone a solo cinco de su mejor marca para una temporada, los 20 que disparó el año pasado, una cifra alcanzable en los 49 partidos que le resta por jugar a los de Tampa Bay.

Además, ahora el vigente Novato de Año de la Liga Americana compila 58 carreras traídas para el home y 107 imparables, que lo ratifican como uno de los puntales en la alineación de Brian Cashman.

Por todos es conocida la efectividad de Randy Arozarena en postemporada, que le ha ganado el sobrenombre del “Mr Octubre Cubano”, al parecer la cercanía de este mes está incidiendo es su ofensiva en los últimos días.

Sin más disfrute del batazo del cubano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba