Por Reynaldo Cruz

Para añadir más pimienta a su aventura, Randy empujó una carrera cuando el lanzador T.J. McFarland olvidó que no había dos outs y con un hombre en tercera base buscó retirar al cubano en la inicial con una rolata saltarina con las bases llenas, lo cual trajo la séptima carrera de Tampa Bay.

En la parte baja de la séptima, ya con una considerable ventaja a favor de su equipo, Randy volvió a comparecer con la casa llena y pegó cañonazo al centro, también ante McFarland—evidentemente dejado en Mop Up Duty—y fletó las carreras 10 y 11 de los Rays.

A continuación, disfruten del cañonazo de Arozarena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba