Posible partida de Kendrys Morales: Fin de una era de la pelota cubana

Kendrys Morales era el último hombre en pie de una generación antillana que dio muchos frutos entre los nacidos en Cuba en la 1ra década de este siglo en Grandes Ligas

Kendrys Morales era el último hombre en pie de una generación antillana que dio muchos frutos entre los nacidos en Cuba en la 1ra década de este siglo en Grandes Ligas
Kendrys Morales era el último hombre en pie de una generación antillana que dio muchos frutos entre los nacidos en Cuba en la 1ra década de este siglo en Grandes Ligas (web screen shot)

Por Juan Páez

Verdaderamente, entre el 2000 y el 2010 la armada cubana no tuvo muchos debuts ofensivos de peso. Escasearon las estrellas ofensivas que nacieron previo y posterior a esa década, pero en medio de esos nombres graneados hay cuatro que sí resaltaron en Grandes Ligas: Yuniesky Betancourt, Yunel Escobar, Alexei Ramírez y Kendrys Morales, una era que podría llegar a su fin con el posible retiro de este último.

Morales era el último hombre en pie de esta generación antillana que dio muchos frutos entre los nacidos en Cuba. Pero ya con 36 años y un último torneo bastante desastroso entre Oakland y Nueva York pareciera que el adiós a las Mayores está a la vuelta de la esquina.

Hablemos de cada uno de ellos:

1) Yuniesky Betancourt: Llegó jovencito a la Gran Carpa (23 años, en 2005) y se estableció rápidamente como el parador en corto titular de los Marineros de Seattle. Posteriormente, pasó sus últimas campañas alternándose entre los Cerveceros de Milwaukee y los Reales de Kansas City.

Betancourt, en su mejor momento, era un bateador que si bien no aparecía en los principales departamentos estadísticos, aportaba con una buena cantidad de dobles, un aceptable número de jonrones y una respetable cifra de carreras empujadas.

En 2013, jugó por última vez en Grandes Ligas en lo que fue un adiós bastante tempranero, con apenas 31 primaveras. Hoy, cercano a apagar 38 velas en el pastel, tiene un currículo de mil 57 hits en el big show, 218 dobles, 80 cuadrangulares, 457 impulsadas y mil 156 juegos en total.

2) Yunel Escobar: Su ascenso en Grandes Ligas fue brusco, lo hizo con una gran defensiva y una buena ofensiva para un campocorto.

Debutó con los Bravos de Atlanta y pasó allí tres zafras y media. Luego estuvo dos torneos y medio con los Azulejos de Toronto y, pasados los 30 años de edad, se paseó por Tampa Bay, Washington y Anaheim, donde le puso lo que parece un punto final a su andar por la Gran Carpa.

Es uno de los 11 cubanos con al menos mil 500 imparables de por vida en el mejor béisbol del mundo (el de mayor acumulado entre los que jugaron Series Nacionales). Al igual que Betancourt, no brilló por su poder, pero en su tope, era un toletero de 150 indiscutibles por temporada, sin nada que envidiarle a nadie con el guante puesto.

En sus tres últimas zafras mantuvo su nivel con el madero, pero cuando todos pensaban que podría conseguir un contrato para la edición de 2018, no ocurrió. En 2017, finalizó su trayectoria de mil 501 inatrapables, 258 dobletes, 90 jonrones, 519 fabricadas, un OBP de .350 y mil 434 compromisos.

3) Alexei Ramírez: Llegó a establecerse como uno de los mejores paradores en corto a la ofensiva en la Liga Americana durante sus ocho temporadas con los Medias Blancas de Chicago.

Se convirtió en un inamovible de los patiblancos gracias a sus habilidades con el guante y a una ofensiva que lo mantenía en el corazón del lineup de su equipo.

En 2008 fue segundo en la votación del premio al Novato del Año, ganó dos Bates de Plata y fue una vez al Juego de Estrellas. Era una figura con durabilidad en el terreno; de hecho, participó en al menos 145 duelos en ocho de sus nueve campañas en las Mayores.

En cuatro de su total de zafras disparó, como mínimo, 30 biangulares, mientras que en cinco años sacó 15 o más pelotas del parque y remolcó por lo menos 70 carreras. Se despidió con 249 dobles, 115 vuelacercas, 590 remolcadas, 143 bases robadas (en 206 intentos) y mil 387 incogibles en mil 371 choques disputados. Su juego final fue en 2016, con los Rays de Tampa Bay.

4) Kendrys Morales: El industrialista es el que contó con más aptitudes de slugger entre los cuatro. Hasta ahora, en 13 años de carrera en el big show, ha vestido el uniforme de siete conjuntos, pero fueron los Angelinos de Los Ángeles y de Anaheim quienes lo tuvieron en sus filas por mayor tiempo (seis temporadas).

Con los celestiales fue que terminó quinto en una votación para el Jugador Más Valioso de la Liga Americana, aunque fue con los Reales de Kansas City con quienes ganó su único Bate de Plata y anillo de Serie Mundial.

Dos veces impulsó 100 o más rayitas, en dos ocasiones sumó 40 biangulares, tuvo dos zafras de 30 jonrones y otras tres de 160 hits.

En 2019 fue despedido por los Yankees de Nueva York antes del cierre de la campaña, lo que pudo ser su final en Grandes Ligas.

De ser ese el caso, habría terminado con mil 289 imparables, 257 batazos de dos esquinas, 213 bambinazos, 740 empujadas, 584 anotadas y mil 363 juegos en total.

10 Comments

    • Realmente aunque Industriales y el pueblo habanero lo esten esperando (y seguiran esperando) con los brazos abiertos, no asi los que ordenan y deciden quien juega, quien entra y sale del pais, quien puede tener un paladar y a quien se lo cierran, quien es patriota y quien es desertor,…

  1. Bueno ya sabemos como se mezcla la politica con el deporte pero ahorita los cuatro pueden jugar en el equpo nacional y en cada una de sus provincias calidad les sobra al final se van a otras ligas x el deseo q tienen de seguir jugando y hasta no caen a palos en la serie del caribe cuando otros equipos los reclutan ufff

  2. En el caso de Rikimbili y de Yunel, nada justifica que no fueran recontratados, especialmente el habanero que por una decada demostro estar entre los primeros jugadores de cuadro de las GL.

    Kendrys dificilmente encuentre un equipo en que pueda jugar, pues aunque a otros les perdonan temporadas pobres (Ej. Bautista) y despues reciben contratos, en el caso del cubano, al que le hicieron perder casi 3 anos en Ligas Menores para que los Angels dejaran jugado a un Casey Coachman que el tiempo demostro que estaba distante del nuestro y que solo la casualidad de transferir a Tejeira a los Yankees le abrio las puertas al mejor bateador cubano ambidiestro.

    Esos anos injustamente perdidos en Ligas Menores, pues aunque jugaba esporadicamente en Big Show no estaba en los planes de Mike Scioscia, ademas de la lesion que le impidio jugar gran parte del 2010 y todo el 2011, impidieron que alcanzara los 300 HR.

    Kendrys ha sido un grande, un excelente atleta y ser humano, alguien que nunca la tuvo facil.

    Despues de imponer siete records para novatos (incluidos jonrones e impulsadas) jugando para Industriales en su primera Serie Nacional con solo 17 anos y de convertirse en el Novato del Año, empezaron sus lesiones, aun asi 2 anos despues estaba en la seleccion nacional. En el 2003 no olviden que estando en Panama lo enviaron de vuelta a Cuba porque los represores de la seguridad del estado lo acusaron de conversar con un agente deportivo, algo que el propio Kendrys siempre nego.

    Los mismos bandoleros-ideologos que hoy nos piden opiniones para sacar al beisbol de esta ruina en que la metieron, fueron los que le prohibieron jugar beisbol, por lo que despues de varios intentos por tratar de escapar de la «tolerancia» socialista y que incluyeron prision, logro salir en balsa en el 2004.

    Su historia es admirable en todo sentido. Un joven talentoso, modesto y aguerrido que se sobrepuso a la represion en su propia patria, que persistio ante los favoritismos no justificados en las GL, que no se dio por vencido ante lesiones que a cualquier otro hubieran sacado del camino, que gano una Serie Mundial, un Edgar Martinez Award y un Silver Slugger, pero sobre todo, que nunca perdio la sonrisa del cubano bonachon que nos ha llenado de orgullo a todos los compatriotas, aunque en su propia isla los controladores impidan que su ejemplo se conozca y se siga.

    Le deseamos lo mejor a Kendrys, quien escribio paginas de gloria para la pelota cubana.

  3. Que diré grande entre los grandes kendry supo ganarse el respeto de todos a palo limpio y con una virtud de ser uno de los mejores jugadores ambidiestros salidos de nuestra cantera saludos campeón

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*