Alexander García Milián

Ahora mismo es el mejor jardinero central, el mejor primer bate y eso es algo irrefutable; incluso, sin estar a plenitud en el primer tramo de la fase clasificatoria, Roel Santos fue contratado para jugar con los Tigres de Aragua en la Liga Venezolana de Béisbol y lo hizo al mejor nivel.

Hablo de Roel y hasta cierto punto es obvio que su calidad está demostrada, pero hay momentos como este, en que él sigue en la cúspide de su rendimiento, con excelente forma deportiva y los focos mediáticos miran hacia otros lares, intentando disipar su impacto y, por ende, desechando el protagonismo que adquiere con cada turno al bate.

De hecho, es real que Yadir Drake fue la sensación de la semifinal entre los Cocodrilos y los Leñadores, pero casi nadie mira a Roel y su faena ante el pitcheo pinareño. En seis juegos se desbordo a la ofensiva, con batazos claves, jonrón incluido, y se vistió de slugger con una buena cantidad de empujadas.

Ante las ausencias de hombres como Alfredo Despaigne, Guillermo Avilés y Lázaro Cedeño, los clásicos limpiabases del elenco granmenses, Roel se vistió de largo y mostró autoridad en el terreno.

Y es que Roel ya es historia viva. Muchos olvidan su hit de oro ante Puerto Rico en la Serie del Caribe de San Juan en 2015, batazo decisivo para obtener la victoria que les permitió a los Vegueros entrar a semifinales.

Además, estaba entre los primeros refuerzos cuando los Alazanes no clasificaban y, después de los dos campeonatos granmenses, ellos vivieron un descenso condicionado en buena medida por la ausencia de hombres claves como Roel Santos.

Hablamos de un pelotero curtido, con experiencia en varias ligas extranjeras –Colombia, Canadá, Venezuela, Japón–, factor que se nota en su proyección, en la paciencia en el home, en la capacidad para hacer los ajustes necesarios en su mecánica dentro de un mismo juego y con ello pegarle mejor a la bola. Se nota un pelotero maduro y eso lo afianza como el mejor de su posición.

Si hoy podemos ver a Eduardo Blanco, Geyser Cepeda, Yoelkis Gibert, el mismo Raico Santos o Yuniesky Larduet como claros referentes de los jardines en la Serie Nacional, igual Roel Santos, sin mucha discusión, marca la diferencia.

Ahora mismo, si hay un puesto asegurado en el equipo Cuba rumbo al preolímpico en Florida, es el de Roel Santos y, con eso, se dice todo.

Nos vemos a la vuelta.

8 comentarios en “Roel Santos: la otra historia”

  1. Si te hubieses referido a Raico, ok,.. Pero de Roel?…. Why?…. Roel es Roel desde Pinar hasta Guantanamo….
    Eso lo sabe chencha la gamba’ y no ve pelota.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba