Rob Manfred

No debemos culpar solamente a Manfred, ni mucho menos dejarnos llevar por una fugaz sonrisa que no reflejó para nada el tono de su discurso el pasado martes.

La sonrisa de Rob Manfred causa furor

No debemos culpar solamente a Manfred, ni mucho menos dejarnos llevar por una fugaz sonrisa que no reflejó para nada el tono de su discurso el pasado martes.

Ir arriba