Confesiones de grandes, Urbano González

La leyenda del béisbol cubano y dueño de un tacto envidiable, Urbano recibió solamente 67 ponches en dos mil 864 turnos oficiales al plato, con una frecuencia de uno cada 42.75 veces al bate, insuperable por el resto de los peloteros de la isla.