«Me decepcioné al límite que NO quiero saber de un terreno de pelota»

Aquí sigue Wilber de Armas, sin rencores, haciendo el bien desde un gimnasio en el Círculo Social Félix Elmuza, mientras que el terreno de béisbol le llora