Yadel Martí: “El Clásico no fue mi principal logro” (Parte II)

Agradecemos una vez más a los muchachos de Avispas Santiagueras por acercarnos a nuestros peloteros

Agradecemos una vez más a los muchachos de Avispas Santiagueras por acercarnos a nuestros peloteros
Agradecemos una vez más a los muchachos de Avispas Santiagueras por acercarnos a nuestros peloteros, hoy con Yadel Martí

Por Jerry Díaz

   Hace unos días publicamos la primera parte de la conversación sostenida por los muchachos de Avispas Santiagueras con Yadel Martí.

   Además de esclarecer varios temas y especialmente su relación con Higinio Vélez, el derecho de San Miguel se sinceró acerca de su mal año con Industriales, la etapa con los Metros y el Clásico Mundial.

   Sin más preámbulos le dejamos con las palabras del número 90 de la capital.

Etapa con los Metros

   -Yo quería jugar en cualquier equipo de la capital. De los juveniles pasé a la Liga de Desarrollo y de ahí como invitado a la preselección de Metros. Casi faltando 30 juegos para el fin de la temporada me subieron como relevo, lo hice bien. Con los Metros, incluso participé en el famoso playoff contra Industriales.

Número 90

   -A mí me gustaba el 27, pero la última camiseta que quedaba era la 90, así que lo cogí. Por superstición nunca lo cambié.

Mal año con Industriales

   -Había grandes lanzadores, Deinys Suárez, Francisley Bueno, Yamel Guevara, Arley Sánchez. Ahí cualquiera podía ser el primer pítcher. Yo considero que nunca fui el número uno ni el de mejores condiciones.

   »Hubo un momento que por la rotación siempre me tocaba enfrentar al mejor del staff contrario. En ese sentido muchas veces las cosas no fueron bien. Perdí juegos pegados por una carrera permitiendo menos de tres. Me llegó a pasar cinco veces en una misma temporada. Incluso una vez perdimos 1×0 ante Ciego de Ávila que Michel Pino Feo nos dio no hit no run. Hice varias cosas por superstición. Me cambiaba el guante, las medias al revés (risas), pero a pesar de haber tenido ese mal año el resto de los lanzadores lo hicieron muy bien y se notó menos mi bajo rendimiento.

Primer Clásico

   -Yo no creo haber sido el mejor pítcher de Cuba, creo que sólo fui al que mejor le salieron las cosas. Mi trabajo no hubiese sido el mismo si yo no tenía a Lazo, a Pestano, la confianza de todos. Yo solo hice lo mismo de siempre, lanzar por ahí y que todo fluyera. Si Lazo no llega a dar el 0 contra Venezuela a mí me hubieran hecho una, dos o quizás tres. Las cosas me salieron también gracias a mi equipo.

   »Yo siempre le dejo saber a la gente que no tengo ningún problema político, a mí la política no me interesa. Pero le agradezco mucho a Higinio Vélez por todas las cosas malas que me hizo. Eso me ayudó a saber que siempre que él estuviera yo no podía fallar.

   »Nosotros sabíamos que aquel béisbol era muy bueno, no teníamos nada que perder y en mi caso personal menos. Yo fui el último en incluirse en la lista de los lanzadores teniendo los mejores números del año entre Serie Nacional y preselección. Tenía 8-1, 6 juegos completos y promedio de 2,06. Simplemente yo no era santo de la devoción de Higinio, por tanto tenía que hacer hasta lo imposible.

   »Tiré 26.1 entradas en la preselección cuando todo el mundo tiró 14 o 15. De hecho, el último partido tuve que lanzarlo en el Latino a las 10 de la mañana frente al Equipo Cuba completo.

   »Cuando llegué a Puerto Rico no sabía qué hacer, si regalar el guante o cambiarlo por un par de zapatos porque pensaba que no iba a lanzar en el Clásico. Respeto mucho el nivel que tenían los otros lanzadores. Todo el mundo tirando 94 millas y yo 86, era muy difícil. De lo que estaba seguro era que cuando tuviese la oportunidad no podía fallar. Si te fijas yo no usé Adidas como todo el mundo, yo usé Nike, porque ni mis spikes llevé. A esta altura no sé qué fue lo que me puso en el equipo.

   »Mi primera salida fue contra Panamá. Yo no calenté casi. Roger me dice en el bullpen: “oye, dale que te están llamando”. Pensé que era mentira. Efectivamente me habían llamado para lanzar. Llegué y le dije a Pestano: “ni me pidas pitcheos, para donde tú pongas la mascota yo la voy a poner ahí.” Esa primera salida fue buena y me concentré en cómo mantener lo que había hecho. Contra Holanda estuve bien al otro día, ahí la cosa cambió.

   »Muchos dicen que los rivales no estaban bien preparados. Los jugadores aquí (en Estados Unidos) desde diciembre ya están preparándose. El Clásico fue en marzo, ya en abril empezaba la temporada. Ellos no estaban al 100% pero tampoco tan mal.

Juego Final

   -Lo que llevaba ese momento era ir a los números. Nunca las cosas son tan malas como cuando salen mal ni tan buenas como cuando salen bien. Ormari a través de la historia ha tenido pequeñas dificultades con los bateadores zurdos, sin embargo él dominó a Bernie Williams, Carlos Beltrán. Yo creo que Adiel Palma habría sido una buena decisión pero la cuestión es simplemente que Ormari no salió bien. Eso no cambia nada, a lo mejor a Palma le hacían siete, eso no podemos saberlo.

   »Nos estábamos enfrentando a un equipo que también iba por la victoria, incluso ganaron el otro Clásico. En conclusión, lo que no pasó no pasó. Si Albert Pujols hubiese dado un batazo nosotros no habríamos estado allí. Si a Vizquel no se le hubiese metido la pelota en la camisa podían cambiar las cosas. Nuestro prestigio estaba asegurado. Ya quedando entre los 4 era muy meritorio. Ese segundo lugar fue muy bueno, los demás también querían ganar.

Momento más relevante de su carrera

   -El Clásico no fue mi principal logro. Mi mayor logro fue llegar a Industriales donde uno juega ante su mismo público. Creo que hay que ser valiente para venir de un año en el que gané 3 y perdí 11 a ganar 12 la próxima temporada. Ese es mi orgullo, me lo propuse y lo logré. Llegué a ser abucheado por todo mi público y luego aplaudido. La gente recuerda mucho el Clásico pero personalmente es ese mi mayor momento.

¿Por qué no saliste antes de Cuba?

   -Yo sabía lo que podía dar como lanzador. En Serie Nacional las cosas me podían salir bien pero no tenía esos grandes recursos como para intentar jugar Grandes Ligas. Además, en Cuba tenía una casa con todo adentro, el reconocimiento de mi público, me dieron un carro y ganaba un dinero que me alcanzaba porque en la capital la gente nos regalaba cosas. Por ejemplo, en los restaurants nos invitaban a comer gratis o en la gasolinera nos regalaban cinco litros.

   »Yo estuve en lugares donde podía haber desertado pero realmente no me interesaba. En Cuba tenía a mi familia. Por salir de allá me perdí los 15 de mi hija, mi abuelita falleció sin que pudiera volver a verla. Te repito, no quería irme, aunque por estar engañado. Cuando llegué aquí me di cuenta que estaba equivocado. Pero igual allá tenía lo que quería.

Rey Vicente Anglada

   -Le agradezco mucho a él, a su esposa. Tengo las mejores relaciones con toda su familia. Anglada no tiene comparación, respeto a todos los directores pero Anglada lo tengo en un pedestal.

   Agradecemos una vez más a los muchachos de Avispas Santiagueras por acercarnos a nuestros peloteros.

2 Comments

  1. Y de que te valia tener una casa con todo adentro y un carro si para la dictadura no eras nadie y te podían tirar a la basura cuando quisieran.

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*