Los 10 mejores de la historia: Inicialistas

Por Jesús Pérez Vichot (Chuchi)

Si escoger mis 10 mejores receptores no me resultó nada fácil, con los inicialistas la tarea no es menos complicada. Son muchos los jugadores que se desempeñaron la mayor parte de su carrera custodiando la primera almohadilla y acumularon impresionantes números. En mi selección estoy seguro que ustedes coincidirán en al menos 4 ó 5 nombres, los que están un peldaño por encima del resto, los demás están más parejos, ahí debe complicarse más la cosa. Como siempre dejo saber, la polémica va a estar presente, son más de diez los que tienen un palmarés impresionante, por lo que algunos inicialistas extraclases quedarán solamente entre «los que tuve en cuenta pero no hicieron el grado». Unos se lucieron más a la defensa, fueron verdaderos maestros custodiando la inicial, pero les faltó una mayor producción ofensiva para entrar en mi lista. Este puede ser el caso por solo citar un ejemplo, de Keith Hernández, el mejor primera base defensivo que he podido ver, tampoco era mal bateador, pero sus números ofensivos son incomparables con los que exhibieron otros monstruos de su misma posición. Pero vamos al grano, después de analizar la labor de por vida de cada una de estas estrellas y el impacto de cada uno de ellos en la época que les tocó jugar, estos son mis 10 inicialistas favoritos de todos los tiempos:

1- Lou Gehrig: Como dijera alguien alguna vez, Gehrig no era llamativo, ni siquiera de los más elegantes, pero según las medidas modernas, era el segundo mejor bateador que el juego había visto hasta su época. Que el único hombre ( Ruth ) cuyas hazañas excedieran las suyas también jugó para los Yankees no fue una tragedia; le sentaba perfectamente a Lou. Su durabilidad es legendaria, por supuesto, pero en el período 1926-1938, además de ganar 6 títulos de Serie Mundial, promedió 147 carreras impulsadas, una cifra que muchos miembros del Salón de la Fama de gran poder nunca igualaron una vez. En 1930 impulsó 117 carreras solo en sus juegos como visitante. El «Caballo de Hierro» del béisbol jugó toda su carrera con los New York Yankees y mantuvo el récord de la racha más larga de juegos consecutivos con 2130 hasta que Cal Ripken Jr. lo rompió en 1995. Gehrig fue uno de los mejores bateadores del béisbol que jamás haya subido al plato. Con solo 24 años de edad conectó 47 jonrones con 173 carreras impulsadas en 1927 mientras bateaba detrás de Babe Ruth. En 1931, Gehrig tuvo 185 carreras impulsadas, dos menos que el récord de todos los tiempos. Terminó la temporada de 1934 con la Triple Corona de la Liga Americana con un promedio de bateo de .363, 49 jonrones y 166 carreras impulsadas. Durante 13 temporadas consecutivas remolcó 100 o más carreras. Finalizó con un promedio de bateo de por vida de .340, con 493 jonrones, 1995 carreras impulsadas y 2721 hits, al tiempo que participó en 7 Juego de Estrellas y ganó dos premios al Jugador Más Valioso de la Liga Americana. En su carrera jugando 2137 encuentros en la inicial fildeó para .991% y realizó 1087 asistencias. Gehrig fue consagrado en el Salón de la Fama después de retirarse en 1939 debido a una esclerosis lateral amiotrófica, más tarde llamada enfermedad de Lou Gehrig, que le quitó la vida dos años después.

2- Jimmie Foxx: «La Bestia», como le llamaban, tenía solo 17 años cuando debutó con los Atléticos de Filadelfia en 1925. En 1932, Foxx conectó 58 jonrones y anotó 168 carreras a solo dos jonrones del récord de Babe Ruth. En 1933, ganó la Triple Corona con un promedio de bateo de .356, 48 jonrones y 163 carreras impulsadas. Foxx fue un All-Star nueve veces, un Jugador Más Valioso de la Liga Americana tres veces, ganó dos Series Mundiales y dos títulos de bateo. Terminó su carrera con un magnífico promedio de bateo de .325, con 534 jonrones y 1922 carreras impulsadas. «Doble X» ( otro de sus apodos ) lideró la Liga Americana ( AL ) en cuadrangulares en 4 ocasiones, en remolcadas 3 veces y las carreras anotadas en una oportunidad. Además, lideró la AL en OBP, SLG, OPS, OPS+ y Total de Bases, en múltiples ocasiones. Participó en 1919 encuentros como inicialista durante 17 temporadas, fildeando para un % de .992. y 1222 asistencias.

3- Albert Pujols: El dominicano sigue activo, terminó la pasada contienda vistiendo el uniforme de los Dodgers, soy de los que piensa que debió retirarse hace un par de temporadas, pues algunos de sus promedios ofensivos de por vida han ido en decadencia, como el promedio de bateo, ya es inferior a .300 ( actualmente .297 ), aunque todavía es formidable y lo principal es que el hombre se sienta a gusto jugando béisbol. Pujols comenzó su carrera en 2001 con la mejor temporada de un novato en las Grandes Ligas con 37 jonrones, 130 carreras impulsadas y un promedio de bateo de .329. Esa temporada fue un All-Star, ganó el premio Novato del Año, el Bate de Plata y fue el cuarto en la votación al Jugador Más Valioso de la Liga Nacional. Durante su carrera, Pujols ha sido un All-Star 10 veces, ganó 2 premios Guante de oro, 6 premios Bate de Plata, 3 veces nombrado MVP de la Liga Nacional, posee 2 títulos de serie Mundial y hasta el momento ha conectado 679 jonrones, con 2150 carreras impulsadas, 1872 carreras anotadas, 3301 indiscutibles, 672 dobles y 6042 total de bases. En 2004 desafíos como primera base su promedio defensivo es de .994, con 1620 asistencias. Realmente son números impresionantes los de «La Máquina». Es sin dudas uno de los más grandes bateadores en la historia de la MLB.

4- Miguel Cabrera: El venezolano es el otro jugador activo dentro de mi top 10. Ya sus números al igual que los de Pujols son dignos de un Salón de la Fama, solo tendrían que esperar el tiempo establecido luego del retiro para convertirse ambos en inmortales. Cabrera ingresó a las Grandes Ligas en 2003 con los Florida Marlins como tercera base y en 2008 fue cambiado a los Detroit Tigers, donde se convirtió en primera base titular del equipo hasta el día de hoy. A lo largo de su carrera, Cabrera ha ganado 11 viajes al Juego de Estrellas, 7 premios Bate de Plata y fue nombrado MVP de la Liga Americana 2 veces. En 2012 fue el primer jugador de la Liga Americana en ganar la Triple Corona desde 1967 cuando lideró el promedio de bateo con .330, jonrones 44 y las carreras impulsadas 139. Haste el momento de esta publicación el promedio de bateo de por vida de Cabrera es .310, con 502 jonrones, 1804 carreras impulsadas, otras 1505 anotadas, 2987 hits y 597 dobles. Ha liderado la Liga Americana en jonrones e impulsadas en 2 ocasiones, ostenta 4 títulos de bateo y en varias ocasiones lideró los departamentos de OBP, SLG, OPS, OPS+ y Total de Bases. Ya son 19 campañas en Las Mayores con 1195 juegos disputados en la inicial, en los que presenta un % de fildeo de .994 con 753 asistencias. Siempre que Cabrera o Pujols tomen un turno al bate, es tiempo de souvenir.

5- Hank Greenberg: Entre el servicio militar y otras limitaciones «El Martillo Hebreo», como le llamaban, no pudo jugar más de 13 temporadas en la MLB, pero fueron más que suficientes para demostrar que ha sido uno de los más grandes inicialistas de la historia. Greenberg remolcó 168 carreras durante la temporada de 1935, y siguió con 184 carreras impulsadas aún más impresionantes durante 1937. En 1938, Greenberg disparó 58 jonrones que era la segunda mejor marca después de Babe Ruth en ese momento. La Segunda Guerra Mundial interrumpió la carrera de Greenberg cuando dejó solo 19 juegos en su campaña de 1941 y se perdió todas las temporadas de 1942, 1943, 1944 y más de la mitad de la temporada de 1945. Incluso sin las más de tres temporadas perdidas debido al servicio militar, Greenberg terminó su carrera como 4 veces All-Star, Jugador Más Valioso de la Liga Americana dos veces, con un promedio de bateo de .313 y 331 jonrones. Además, ganó dos títulos de Serie Mundial con Detroit. El impacto de Greenberg en los años que jugó fue tremendo, liderando la Liga Americana en cuadrangulares y carreras impulsadas en 4 ocasiones, 2 lideratos en dobles, una vez en carreras anotadas, 2 en bases por bolas y una oportunidad en SLG, OPS y Total de Bases. Defensivamente no se quedaba atrás, en 1138 desafíos defendiendo el primer cojín promedió .991 de fildeo y realizó 724 asistencias.

6- Mark McGwire: Sí, algunos pueden tener razón, su producción de cuadrangulares aumentó considerablemente por el supuesto uso de esteroides, pero tampoco podemos obviar que McGwire desde que comenzó en las Grandes Ligas impresionó con su físico y los enormes batazos que conectaba. Sus 49 jonrones y 118 remolques en 1987 le valieron para adjudicarse el premio Novato del Año. Además, fue un All-Star 12 veces, 3 premios Bate de Plata, un título de Serie Mundial y ganó un HR Derby. En 1998, McGwire rompió la marca de jonrones de Roger Maris en una sola temporada de 61, cuando desapareció del parque 70 pelotas. McGwire tiene la menor cantidad de hits en su carrera ( 1626 ) de cualquier jugador que haya conectado 500 o más jonrones. Big Mac terminó su carrera con 583 jonrones y 1414 carreras impulsadas en 16 campañas, puro slugger. Su palmarés incluye 4 títulos de jonrones, una vez lideró las carreras impulsadas, en par de ocasiones fue el que más boletos recibió y fue líder en OBP, SLG, OPS y OPS+ en varias ocasiones. Cualquiera pensaría que por su impresionante musculatura era torpe defendiendo la inicial, pero de eso nada e incluso llegó a ganar un premio Guante de Oro. En 1763 juegos como primera base fildeó para un formidable .993%, con 1042 asistencias.

7- Eddie Murray: Mickey Mantle, Lance Berkman, Chipper Jones, Roberto Alomar, Pete Rose entre otros, fueron grandes bateadores ambidiestros, pero al que más disfruté verlo parado de ambos lados del plato fue a Murray ( no quiero decir con esto que fue el mejor, para mí Mantle es reliquia, pero de Murray pude ver infinidad de juegos ). La carrera de Eddie Murray abarcó tres décadas y 21 temporadas con los Orioles, Dodgers, Mets, Indians y Angels. El toletero fue elegido para 8 equipos All-Star, ganó 3 premios Guante de Oro, 3 premios Bate de Plata, un título de Serie Mundial ( 1983 ) y fue nombrado el Novato del Año de la Liga Americana en 1977. En su temporada de novato, Murray conectó 27 jonrones y remolcó 88 carreras. Murray nunca conectó más de 33 jonrones ni logró más de 124 carreras en una temporada, pero fue tan consistente como cualquier otro jugador en MLB. Durante cinco temporadas consecutivas en la década de 1980, Murray terminó entre los 5 primeros en la votación para el Jugador Más Valioso de la Liga Americana. Finalizó su carrera con 504 jonrones, 1917 carreras impulsadas, 560 dobles y 3255 hits. Murray es uno de los inicialistas más completos de la historia, no solo era un gran bateador, defendiendo era un maestro. Fildeó en 2413 juegos como inicialista para un promedio de .993, con 1865 asistencias.

8- Cap Anson: A mi juicio, la primera gran estrella en la inicial fue Baby Anson ( sus apodos iban de Baby a Cap y Pop ), con permiso de Brouthers y Connors. Anson comenzó como tercera base en 1871 y fue un primera base fijo desde principio de 1879 a 1897. El mejor jugador polifacético del siglo, nunca fue muy bueno en el campo, pero es que además de jugador, también fungía como manager. Era aclamado como el «príncipe de los primera base». El primero en acumular 3000 hits, Anson mantuvo su formidable bateo hasta el final de su estadía de 27 años en las Grandes Ligas. Hoy es famoso por su racismo y se le concede un papel enorme en la creación y defensa de la barrera del béisbol contra los jugadores negros. Lideró su liga en carreras impulsadas en 8 ocasiones y ganó 4 títulos de bateo. Terminó su carrera con 3435 indiscutibles, 2075 carreras impulsadas y .334 de promedio de bateo. En 2152 encuentros que jugó en la inicial promedió .972 ( aquí se debe considerar la época y los implementos que se usaban ), con 983 asistencias.

9- Buck Leonard: Fue uno de los mejores bateadores que jugó en las Ligas Negras y considerado por la mayoría el mejor entre los inicialistas. Walter «Buck» Leonard fue una parte clave de la dinastía Homestead Grays de las décadas de 1930 y 1940. Pasó toda su carrera de 15 años con los Grises, el período de servicio más largo para un jugador con un equipo en la historia de la Liga Negra. Jugó en 13 Juegos de Estrellas Este-Oeste, un récord de la liga. Ganó tres Series Mundiales Negras. A la edad de 45 años, con la barrera del color rota, le ofrecieron un contrato de Grandes Ligas, pero lo rechazó, ya no era el mismo. «En 1952, supe que estaba sobre la colina», dijo Leonard. «No traté de engañarme a mí mismo». Las estadísticas de la liga tienen a Leonard bateando .345 en su carrera con un porcentaje de slugging de .589 en 2541 apariciones en el plato. Lideró la liga en varios departamentos ofensivos en múltiples ocasiones. Fildeó en su carrera como defensor de la primera base para un promedio de .986 en 583 desafíos, con 145 asistencias ( recordar que estas stats son incompletas, no aparecen recopiladas todos los años de las Ligas Negras ). Leonard siempre fue un fiel defensor de los derechos civiles, fue embajador del béisbol de la Liga Negra hasta su muerte a los 90 años. En 1999, Sporting News clasificó al toletero No. 47 en su lista de los 100 mejores jugadores de béisbol. Leonard también fue honrado como finalista del Equipo All-Century de las Grandes Ligas de Béisbol.

10- Dan Brouthers: Después de un extenso análisis para decidirme por el jugador que ocuparía el décimo puesto, elegí a «Big Dan». Pensé que con Anson como representante de los «pioneros» de la ERA del béisbol temprano era suficiente, pero no es justo, al menos así lo veo, lo de Brouthers en su etapa como jugador fue descomunal, el hombre marcó una mayor diferencia que el resto de los candidatos que evalué en sus respectivas épocas. En 19 temporadas que jugó terminó con un WAR de 78.7, promedio de bateo de .342 y lideró por varios años diferentes departamentos ofensivos, entre ellos, cinco títulos de bateo. Ganó la Serie Mundial de 1887 con los Detroit Wolverines. En 1636 desafíos como primera base su promedio de fildeo fue .971 ( similar al de Anson, común en la época ) y realizó 655 asistencias.

Menciones: George Sisler, Todd Helton, Johnny Mize, Jim Bottomley, Willie McCovey, Bill Terry, Jeff Bagwell, Jim Thome, Joey Votto, Jake Beckley, Rafael Palmeiro, Don Mattingly, Ben Taylor, Mule Suttles, Roger Connor, Harmon Killebrew, Orlando Cepeda, Tony Pérez, Frank Chance, Gil Hodges, Keith Hernández, Steve Garvey, George Kelly, Cecil Cooper, Carlos Delgado, Jason Giambi, Hal Chase, Will Clark, José Abreu, Prince Fielder, Freddie Freeman, Derrek Lee, Mark Teixeira, Mark Grace, Ryan Howard y Rod Carew ( el panameño se desempeñó en más juegos como inicialista que en la Intermedia ).
Salvedad: Algunos jugadores como Frank Thomas y David Ortiz se desempeñaron en la inicial, pero lo hicieron en más juegos como bateador designado, por lo que cuentan en mi lista de los DH, no de los 1B

2 comentarios en “Los 10 mejores de la historia: Inicialistas”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba