Por Gian Franco Gil

Una vez más el Video Asistent Referee (VAR, por sus siglas en el inglés) volvió a decidir el destino de un partido. Antes de iniciar el encuentro, Argentina salía como amplio favorito frente a la débil Arabia Saudita, el rival con menos posibilidades del grupo y, quizás, del torneo, pero con un gol en el inicio del encuentro sus papeletas para ganar el encuentro se acercaron al 100%.

Los primeros 10 minutos fueron dominados por la albiceleste, como se esperaba. Mucha posesión del balón y peligrosa cercanía al área rival. El control se tradujo en diferencia visible gracias a un penal convertido por el futbolista rosarino, quien materializó la «pena máxima» que le encomendó su equipo, luego de que cayera un compañero suyo durante un tiro de esquina.

Desde los 11 metros muy pocos jugadores en el planeta lucen tan seguros como «La Pulga». Messi, que juega su cuarto mundial, se colocó detrás de la esférica e inició la carrera como si estuviera solo en el estadio qatarí. Un golpe sutil, después de que el arquero rival escogiera a donde lanzarse, permitió que la esférica llegara al fondo de las redes, para alegría de los fanáticos argentinos.

Según el periodista español, Mister Chip (Alexis), en su cuenta oficial de Twitter, Lionel Messi se convirtió en el quinto jugador que marca en cuatro ediciones diferentes de estos torneos, antes lo hicieron Uwe Seeler, Miroslav Klose, Pelé y Cristiano Ronaldo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio