Aliet Arzola Lima

Luego de esta salida dudosa, el cerrador de los Yankees entregó la bola al manager Aaron Boone y caminó rumbo a las duchas con algo más que la derrota a cuestas. Resulta que Chapman afronta molestias en el tendón de Aquiles, por lo que ha sido tratado durante las dos últimas semanas, según explicó el propio relevista.

Teniendo esto en cuenta, el mismo domingo en la noche fue sometido a una resonancia magnética para determinar si había empeorado la lesión. Afortunadamente, el resultado de la prueba fue negativo, lo cual significa que el cubano no tiene desgarro o rotura, sino una inflamación que le provoca tendinitis.

No obstante, el alto mando de los Bombarderos del Bronx prefiere actuar con cautela y no descarta que Chapman sea incluido en la lista de lesionados hasta tanto se recupere totalmente.

A pesar de las molestias, Chapman descartó ante los medios que su rendimiento de los últimos partidos haya estado condicionado. “Cuando estás lidiando con cosas, a veces puede afectarte, pero al final del día, no es la razón de los últimos resultados. En realidad, las cosas no han funcionado como yo quisiera”, aseguró el veloz zurdo.

Para los Yankees, estas son pésimas noticias, porque se abre otro agujero en su bullpen tras la pérdida de Chad Green hace solo unos días. El derecho tendrá que ser sometido a una cirugía Tommy John y se perderá el resto de la temporada.

Sin Chapman y Green, los relevistas Michael King, Clay Holmes, Jonathan Loaisiga, Lucas Luetge, Miguel Castro, Wandy Peralta O Clarke Schmidt tendrán que asumir roles protagónicos para sostener el paso triunfal de la novena.

Hasta ahora, el bullpen ha sido uno de los puntos claves en el rendimiento de la franquicia del Bronx, que presenta el mejor récord de MLB. Para tener una idea, al comenzar la jonrada del lunes, los relevistas de los Yankees eran los que menos jonrones permitían en la Liga Americana, igualados con Houston, tenían la mayor tasa de ponches por cada nueve entradas junto a los White Sox, y eran segundos en promedio de carreras limpias, ponches propinados y juegos salvados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba