Por Álex Fernández Fernández

Doval estaba realmente encendido y para cuando enfrentó a Josh Bell con una recta de casi 103 millas, ya había retado a muerte a sus coterráneos Juan Soto y Manny Machado. El éxito del lanzador ante los suyos de Quisqueya (tal vez los veamos a todos en el Clásico Mundial de Béisbol) ha trascendido por la velocidad supersónica exhibida.

Al término del partido el propio Doval confesó: “Cuando hice el pitcheo, volteé a la pizarra y vi 103 mph”. Dije: ‘Vaya, espero que el radar esté correcto’”.

En la actualidad Doval exhibe registro negativo de ganados y perdidos de 3 y 5, en tanto su WHIP es de 1.22.

Nolan Ryan, miembro del Salón de la Fama, se convirtió en el primer pitcher en alcanzar las 100 millas por hora con un lanzamiento desde que la MLB registró este tipo de datos. Ello ocurrió en octubre del año 1974.

Entre los latinos desde que el 24 de octubre de 2010, Aroldis Chapman implantara la marca del lanzamiento más rápido hasta ahora en Grandes Ligas, la varilla se elevó muchísimo. ¿Acaso Doval podrá sobrepasarla?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba