Por Juan Páez

Iglesias se fue de 4-1, con el palazo, dos impulsadas (20) y una anotada (.298). Su estacazo de vuelta completa fue un verdadero tablazo de 432 pies (el segundo jonrón más largo de su carrera) y sirvió para producir las últimas dos carreras de la jornada para los Rockies.

De todos los bateadores cubanos que han participado este año en la Gran Carpa, Iglesias era uno de las dos figuras que aún no conectaban un vuelacerca. El otro, Dairon Blanco, solo participó en cinco juegos (siete turnos legales).

SIN FRENOS

De esta manera, García llegó a nueve juegos consecutivos con al menos un imparable, una racha en la que tiene frecuencias de .333/.324/.722, con tres dobles, un triple, tres jonrones, siete producidas y 11 anotadas. Tan bueno es el momento que vive el slugger en el plato, que tiene hit en 16 de sus últimos 17 compromisos. Durante esos 17 juegos, todos en junio, el average de Adolis pasó de .220 a .255.

El patrullero cubano lideró la remontada capitalina, pues Pittsburgh comenzó arriba con score de 2×0. En el sexto inning, dio un roletazo para producir la primera carrera de su club, que posteriormente anotó dos más vía jonrón de Maikel Franco.

Así le fue al resto de cubanos que vio acción en la jornada de este lunes en las Grandes Ligas:

Bateadores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba