Por Juan Páez

Precisamente, fue esa jugada la que empezó la noche del jardinero cubano. Lo que comenzó como una desastrosa acción defensiva de los Rangers terminó con el notable disparo de García, que pintó un strike y llegó certero a la mascota del receptor Meibrys Viloria para anotarse la asistencia. Acá, a continuación, puede disfrutarla…

Sin embargo, no todo quedó allí. En el cierre del séptimo episodio, Adolis encontró a su compañero Corey Seager corriendo en tercera base y con dos outs. Lo que siguió fue un sencillo para romper el empate a tres rayitas y dejar el encuentro 4×3. Esa diferencia luego fue ampliada gracias a un extrabase de Nathaniel Lowe.

En total, el isleño ligó de 4-1 y extendió a 11 su racha de juegos con al menos un hit. Aparte, anotó en carrera y robó su base número 17 en el equipo. Quedó bateando para .254 de average en la presente campaña.

OTRO NIVEL

Temprano en el juego, a la altura del tercer inning, Arozarena destruyó una pelota lanzada por el abridor oropéndola Jordan Lyles y la mandó a volar a 402 pies de distancia con dos corredores en circulación. Fue su jonrón número 15 del año.

En total, Randy se fue de 4-1, con tres fabricadas (58), una anotada y un ponche (.258). En sus últimos nueve compromisos, tiene de 36-12, con tres dobles, tres bambinazos, 11 empujadas, seis anotadas y una línea de .333/.400/.667/1.067.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba