Al fondo: la soledad del básquet cubano

En medio de grandes ausencias, incluso de televisión, el máximo certamen del baloncesto en Cuba paso una vez más sin glorias y varias penas ante los miles de fanáticos

Por Alexander García Milián

El rostro de “Manu”, lo dice todo. Es el rostro del Mundial de 2002, de la olimpiada de Atenas en 2004, de los anillos con los Spurs, el último contra el Heat de Miami, hace ya cuatro años. Ginobili, es la cara de Latinoamérica en la NBA; la bandera, el alma, el corazón de la Argentina, todo  late en Emmanuel.




Al momento de escribir este artículo, los Warriors ganaron ya su segundo anillo consecutivo; Lebron ya está en los Lakers y en retrospectiva me queda la eliminación de San Antonio en primera ronda y yo en medio del sufrimiento; el mismo de “Manu”, tratando de contener  la rabia hacia Durant, “el hombre más cobarde del básquet mundial”, quise hablar de baloncesto, de Cuba, pero tenía que empezar así, con “Manu”.

*

Ciego de Ávila parece retomar el sendero ganador en la Liga Superior de Baloncesto. En los últimos diez años, es el gran dominador del básquet en la isla. La final de la actual temporada dejó con las ganas a los búfalos y les dio un cetro muy deseado a Lobos villareños.

En medio de grandes ausencias, incluso de televisión, el máximo certamen del baloncesto en Cuba paso una vez más sin glorias y varias penas ante los miles de fanáticos al deporte en la mayor de las Antillas.




Con sombras como la de Geoffrey Silvestre y el estupor en gradas casi vacías, en tabloncillos a medio hacer; Javier Justiz ganó con San Lorenzo la Copa Sudamericana de Clubes. En Argentina, el criollo junto al espirituano Yoanky Mencía, ponen bien alto el nombre de Cuba. Quizás, como nunca antes, tan solo como en el 72, en Múnich, donde el bronce supo, bueno aún sabe a oro; ahora las condiciones estén creadas para tener mejor baloncesto, algo de más calidad.

Aquí me detengo, me detienen las ideas cruzadas, que frenan el pensamiento,- “… Justiz en Argentina, Rivero, Mencía, Torres, Valdés,…tantos,… los mejores jugando en el extranjero y no se puede ganar un maldito juego en el Preolímpico, … para cerrar Estados Unidos disfruto a sus anchas la victoria en la Ciudad Deportiva…”- ; es algo que aún me choca… el tiempo juega malas pasadas, crea ilusiones, las deshace y tal vez por eso piense que Calderón, Urguellés, Scott, son héroes cercanos,… no simples leyendas,…gente anónima del pasado…




**

En la gala 90 de los conocidos Premios Oscar, Dear Basquetball le dio a Kobe Bryant una estatuilla, que aunque todavía continua siendo cuestionada, fue el colofón, la exacerbación de la grandeza de uno de los más grandes en todos los tiempos.

Michael Jordan, Karel Abdul Jamar, Larry Biyrd, Irving Magic Johnson, Kobe, Lebron; magia, estelares, seres únicos en un deporte único. Flashazos adelante, hacia atrás, ellos pasaron, pasan por la mente de fanáticos y admiradores, son los símbolos de la vitrina del básquet mundial.

En Cuba, bien pudiera dársele un premio similar a los olímpicos de hace cuatro décadas, hacerles una tarja, algo que los perpetúe en el tiempo,… en el enjundioso tiempo que tanto machaca la memoria…




Tantos momentos, vivió el básquet en la Isla, desde fines de los sesenta hasta mediados de los noventa, Cuba dominaba en el Caribe- Puerto Rico metía su presión- pero éramos los mejores; en Panamericanos y Centroamericanos ni hablar, peleábamos de tú a tú, con argentinos, brasileños y estadounidenses. Hasta en Mundiales. ¿Cuántos momentos no regaló Leonardo Pérez?, ¿Se debe olvidar eso?,…  ¡Esos juegos contra el dream team del 92!…

Michael Jordan, Manu Ginobili, Miguelito Calderón,… nombres distintos, lugares distintos,… épocas distintas;… una pasión común el baloncesto,… Son pequeños deslices que me juega la conciencia,… hago pausa y sigo…

***

Justiz, coge los rebotes, anota los puntos, es pívot, alero, base,… parece todo y nada… Da la sensación de que en la cancha está solo Justiz,… un jugador y no cinco;… En México, durante el primer juego del Preolímpico, – la mejor cara de Cuba en el torneo- fue así,… de ese modo,… Jaciel Rivero mostrando algún que otro destello de figura,… Mencía robando algún que otro balón,… pero todo era Justiz. Individualismos, carencia de técnica, falta de ideas; los rasgos, las semblanzas, los “highlits” de la selección nacional en la competencia, en todos los partidos que han jugado.




México, sin Gustavo Ayón; Puerto Rico, sin JJ Barea; Estados Unidos,… con un equipo alfa o z,… y Cuba con todo, con lo que tiene y nada, cero victorias en el Preolímpico. ¡Qué LSB,… ni que ocho cuartos!,… ¡Qué mejor baloncesto!… En mis mejores sueños o en los de usted lector, pensar algo así es como único suena posible y tampoco…

Mi baloncesto,… el suyo,… el de todos los cubanos parece quedarse guardado en un viejo casete de video o las inclemencias una vez más del inefable tiempo.

Manu, los Spurs, la NBA, la Euroliga, están para la consolación, para creer que el futuro existe, que lo mejor, la más alta calidad es posible, que el básquet de hace un tiempo, no se fue, está…. Solo queda seguir deleitándose con el mejor baloncesto del mundo, ver como los Warriors vuelven a ganar y solapar la angustia, disipar la espera con un escuálido disfrute.




Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*