Por Lucas León

Este hecho ocurrió a la altura de la parte baja del quinto episodio cuando Randy bateó un fly out al guante del jardinero derecho. Esta jugada significaría el segundo out de esta entrada, y al finalizar la misma Randy corrió con dirección al jardín izquierdo para entregarle un bate a un aficionado de Cardenales.

El aficionado en cuestión era un infante. El pequeño, cuyo nombre es Alex, tenía una camisa de la leyenda viviente de San Louis, Yadier Molina. El bate tenía la firma de Arozarena tallado en la madera y además el fanático del campeón de la Serie Mundial de 2011 recibió una nota del puño y letra del jardinero pinareño. En el escrito decía: «Me quedaré con la pelota, me gustó, a cambio te mando este bate, disfrútalo.» Randy tuvo este gesto luego de que el niño le entregara una bola que recibió en el graderío y con esto quedaron a mano con dos regalos de un valor sentimental incalculable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba