Cubano a cubano: Luis Robert aprobó en su debut de Grandes Ligas

Luis Robert cumplió con una ofensiva que promete y un Guante de Oro en la pradera central. Tuvo una actuación más que destacada que puede permitirle al sur de Chicago soñar con que será él quien probablemente lidere a los Medias Blancas por la próxima década.

Luis Robert cumplió con una ofensiva que promete y un Guante de Oro en la pradera central. Tuvo una actuación más que destacada que puede permitirle al sur de Chicago soñar con que será él quien probablemente lidere a los Medias Blancas por la próxima década.
Luis Robert cumplió con una ofensiva que promete y un Guante de Oro en la pradera central. Tuvo una actuación más que destacada que puede permitirle al sur de Chicago soñar con que será él quien probablemente lidere a los Medias Blancas por la próxima década (web screen shot)

Por Juan Páez

Esta nota es parte de los trabajos que estaremos publicando de los 29 peloteros cubanos que vieron acción en 2020, todos ellos haciendo clic aquí.

Una de las historias más esperadas para la temporada 2020 de las Grandes Ligas era el ansiado estreno de Luis Robert como el jardinero central titular de los Medias Blancas de Chicago. Había varias razones para que el jovencito cubano tuviera todos los ojos sobre sí. Primero, había firmado una atípica extensión millonaria de contrato sin siquiera pisar oficialmente un terreno de las Mayores. Segundo, en 2019 literalmente se comió las Ligas Menores con una actuación que quedó para el recuerdo.

Pero ¿cómo le fue a Robert? Ahora, que la campaña 2020 es parte del pasado, podemos mirar hacia atrás para evaluar.

El isleño de 23 años de edad cumplió con una ofensiva que promete y un Guante de Oro en la pradera central. Aunque sus números finales no fueron del todo impresionantes, sobre todo en promedios, tuvo una actuación más que destacada y que puede permitirle al sur de Chicago soñar con que será él quien probablemente lidere a ese club por la próxima década.

En 56 encuentros de los 60 disputados por los Medias Blancas en la ronda regular 2020, la Pantera conectó 47 indiscutibles. Soltó, en total, 19 extrabases, distribuidos en ocho dobletes y 11 estacazos de vuelta completa. Remolcó 31 carreras y anotó en 33 ocasiones. También demostró cuán veloz es, al robar nueve bases en tan solo 11 intentos. Y, por último, ligó para .233, con un discreto OPS final de .738.

El mayor problema de Robert es que fue víctima de un bajón de proporciones épicas en el último mes de etapa eliminatoria: septiembre. Luego de mostrar una línea tremenda de .298/.356/.660 en 26 duelos en agosto, sucumbió a promedios de .136/.237/.173 en el noveno mes del año. En esa treintena, a lo largo de 23 compromisos, solo disparó un extrabase (jonrón) y fabricó únicamente siete remolcadas, una de las razones por las que los patiblancos no ganaron la División Central de la Liga Americana.

¿Bandera roja?

Al evaluar las estadísticas de Robert, por buenas que fueron si se toma la temporada como un todo, hay algo que llama poderosamente la atención. Su bajón ofensivo en septiembre se debió, en parte, a una disminución dramática de la potencia de sus conexiones.

Para entrar en cuestión, la Pantera tuvo una velocidad de salida de 91.1 millas por hora en agosto. Ese número es muy respetable y está por encima del promedio. Pero en septiembre todo cambió: su velocidad de salida pasó a ser de apenas 83.1 millas por hora, el principal causante de sus bajos promedios.

Ahora, ¿por qué ocurrió esto? Robert se veía completamente sano y así lo demostraba en sus fildeos en el jardín central, una de las posiciones más exigentes en el béisbol. Pero no podremos saberlo: quizás, sacando conjeturas, ha podido ser por un problema físico que disimuló durante todo el año o ajustes que intentó hacer sin ningún buen resultado.

Lo segundo parece más probable, especialmente porque también hay un cambio importante en la dirección de las conexiones del cubano, a quien le costó un mundo llevar la pelota lejos (sus batazos pasaron de recorrer, en promedio, 209 pies a solo 164 en el noveno mes del año). En agosto, solo un 19.0 por ciento de los impactos de Robert iban a la banda contraria. En septiembre, casi la mitad de las bolas que salieron de su bate terminó en el jardín derecho (42.0). ¿El average de Luis en esas conexiones? .100, producto de solo dos hits (sencillos) en 20 turnos al bate.

Todo indica que Robert tiene todas las herramientas soñadas para convertirse en una de las más importantes estrellas de la pelota. Pero tiene trabajo y ajustes por delante. Muchos.

Estadísticas de Luis Robert de por vida en las Grandes Ligas:

AñoEdEqJABRH2B3BHRRBISBCSBAOBPSLGOPS
202022CHW56202334780113192.233.302.436.738
Total56202334780113192.233.302.436.738
[types field=’cc’][/types]

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*