TIENE CON QUÉ: Un cubano podría ser el CERRADOR del futuro en San Diego

Por Juan Páez

Mark Melancon fue un cerrador brillante para los Padres de San Diego en la más reciente temporada de las Grandes Ligas. El experimentado derecho lideró la Liga Nacional en salvados (39) y, en 64.2 episodios lanzados, dejó efectividad de 2.23. Pero la mala noticia para el equipo californiano es que Melancon se convirtió en agente libre y firmó con los Diamondbacks de Arizona antes del cierre patronal de la Major League Baseball.

La realidad es que San Diego necesita un cerrador para esta temporada entrante y los próximos años. El cubano Adrián Morejón, originalmente abridor, podría ser el candidato perfecto para iniciar una travesía como apagafuegos en la Gran Carpa, cambiar su rol definitivamente y seguir los pasos de Aroldis Chapman.

Morejón se recupera en la actualidad de una cirugía Tommy John, a la que se sometió a finales de abril del 2021. Si todo sale bien, regresaría a la acción luego de la pausa del Juego de Estrellas, en julio, para afrontar la segunda parte de la campaña. Aunque hasta ahora San Diego trató al zurdo antillano más que todo como abridor, la circunstancias actuales sugieren la posibilidad de que pueda ser probado como el hombre del noveno inning.

Mirando hacia la rotación de los religiosos, el staff está copado. El cuerpo de abridores tiene a Joe Musgrove, Yu Darvish, Blake Snell, Mike Clevinger y Nick Martínez, además de formidables opciones como Dinelson Lamet, Chris Paddack y el joven Ryan Weathers. Para colmo, el prospectazo MacKenzie Gore aparentemente está a las puertas de las Grandes Ligas.

Te puede interesar: Dirección del Béisbol Cubano ratificó controvertida decisión

En pocas palabras, Morejón no encontrará muchas oportunidades para colarse entre los abridores del mánager Bob Melvin.

Luego de ver las opciones de los Padres para abrir juegos, vámonos al bullpen. Claro está que San Diego podría adquirir a algún cerrador por la vía del cambio o por la agencia libre. A fin de cuentas, tiene material para proponer algún canje por un apagafuegos estrella o la disposición monetaria para pujar por una de las opciones disponibles en el mercado. Figuras como Kenley Jansen, Trevor Rosenthal y Brad Hand están sin empleo.

Pero si los Padres deciden arrancar la campaña con una solución interna para concretar sus victorias, Morejón podría recibir chances para probarse cuando esté listo para montarse en la loma. El siniestro isleño, quien cumplirá 23 años el 27 de febrero, tiene un pitcheo rápido humeante que se sitúa constantemente en las 96 millas por hora, posee un repertorio amplio de cinco lanzamientos, es controlado y obliga a sus rivales a abanicar con cierta facilidad.

Otro punto importante es la exigencia de los roles. Morejón ha sido víctima de algunas lesiones importantes en su corto paso por el béisbol de Ligas Menores y Grandes Ligas, por lo que pasarlo a un papel menos demandante físicamente podría, a la larga, ser un éxito para él y su equipo. Como cerrador, lanzaría menos innings, menos pitcheos y tendría una menor carga para el brazo izquierdo.

Si los Padres necesitan un cerrador, la opción principal pudiese estar más cerca de lo que muchos creen. Lleva el número 50 en la espalda y es cubano.

Te puede interesar: OJO: PROHIBIDO OLVIDAR a este prospectazo cubano para el 2022

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba