Por José Alejandro Rodríguez Zas

La conexión llegó en la parte alta del quinto inning con el partido empatado a una carrera, cuando en cuenta pareja de 1-1, Ramírez le agarró una slider a 86 mph al abridor de Tampa, el zurdo Jeffrey Springs y mandó la bola hasta los 402 pies por territorio del left-center field. La bola salió del bate del quisqueyano a una velocidad de 105 mph y trajó par de anotaciones para los Guardians, tomando ventaja de 3×1.

Un rato más tarde, en el séptimo episodio, Ramírez conectó un sencillo impulsor ante el relevista Ralph Garza Jr., para poner cifras definitivas al partido, 4×1.

Ramírez fue el más sobresaliente a la ofensiva de Cleveland al batear de 4-2 con tres remolques para llegar a 83, ratificándose en el segundo lugar de la Liga Americana, tras el estelar jardinero de los NY Yankees, Aron Judge (85 RBI). Dejó su promedio ofensivo en .287.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba