Por Jesús Pérez Vichot (Chuchi)

Profesionalismo, entrega, respeto, estas palabras pueden describir lo que se pudo sentir al ver el enfrentamiento este sábado entre Javier Báez y José Berríos. Ambos boricuas, naturales de Bayamón, no solo son compañeros de la selección nacional de béisbol de Puerto Rico. Estos dos talentosos peloteros son concuñados. Así como lo lee, la esposa de Báez (Irmarie) y la de Berríos (Jannielis), son hermanas.

Antes de este duelo, Berríos había dominado a Báez en los cinco enfrentamientos previos, entre ellos un ponche. El lanzador diestro lanzó 80 envíos (56 strikes), 7.0 IP, 3 H, 1 BB, 6 K y 1 CL (el HR de Báez). Ahora tiene marca de 8-4, efectividad de 4.96 y WHIP de 1 32 en 21 juegos iniciados esta campaña.

Berríos es un lanzador ponchador. En su carrera en Las Mayores abanica a un bateador por inning lanzado. Mientras que Báez no se caracteriza por ser un bateador de mucha paciencia en el home plate. Más bien, tiende a poncharse con gran frecuencia. Sin embargo, en esta ocasión, «La Máquina» no pudo arrollar «Al Mago»… Cosas del béisbol y la familia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba