Por Jesús Pérez Vichot (Chuchi)

Yuli Gurriel fue el campeón de bateo de la Liga Americana la pasada campaña, compilando un promedio de .319. Esta temporada su averaje ha disminuido considerablemente con respecto al año anterior, solo batea .244. Pero no todo anda mal para el veterano jugador de 38 años de edad.

El inicialista de los Astros ha ido aumentando paulatinamente su rendimiento en los últimos 30 juegos, al punto que en los últimos siete está promediando .308 (26-8). Pero lo más llamativo de «La Piña» hasta el momento son sus 32 dobles conectados. A pesar de estar muy por debajo ofensivamente en comparación con los números que registró el pasado año, en este departamento sí ha superado con creces la cifra alcanzada en 2021.

Pero también es cierto que los defensores de las esquinas deben producir más con el madero. Conectar más jonrones y remolcar más carreras son algunas de las prioridades de un inicialista. En este aspecto Gurriel no ha sido efectivo. Los siete cuadrangulares que ha conectado y las 32 carreras que ha impulsado no son suficientes para un inicialista.

Además, si en algo se ha distinguido el estelar pelotero cubano en su carrera de siete años en Las Mayores, es en su habilidad para evadir los ponches. Algo que esta campaña ha podido mantener. Aunque, las 22 bases por bolas que ha negociado, están bien distantes de las 59 que recibió en 2021. Le ha faltado paciencia en el home plate al jugador de Houston.

Su línea ofensiva también ha estado muy por debajo de la que logró la pasada temporada. Los .244/.291/.379/.670 actuales son inferiores a los .319/.383/.462/.845 que acumuló en 2021. Yuli esta campaña con las bases limpias promedia de bateo .278 (227-63), con corredores en posición anotadora exhibe un anémico .174 (92-16) y con las bases llenas tampoco lo hace bien, solo 0.83 (12-1).

Por otro lado, cuando Yuli ocupa el quinto puesto en el lineup de los Astros su promedio de bateo es .181 (193-35), con solamente tres jonrones y 12 carreras remolcadas. Realmente es sorprendente que un mánager con la experiencia de Dusty Baker lo mantuviera en ese puesto de tanta responsabilidad por un largo período cuando no estaba produciendo con el madero. Como sexto en la alineación Gurriel se comporta diferente, su averaje es un magnífico .294 (109-32).

Esperar un levantón ofensivo de Yuli es algo que nos alegraría mucho y no se descarta esta posibilidad (no sería la primera vez). Pero tendría que ser una producción descomunal en lo que resta de temporada regular. Algo así como ser Jugador del Mes de la Liga Americana en Agosto y Septiembre para terminar con números significativos para un primera base. ¡Esperemos que despierte su clase!

4 comentarios en “ENCENDIDO EN HOUSTON: Yuli Gurriel batea .244, PERO….”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba