Por Alexander García

Otra vez comenzó la acción en el mejor béisbol del mundo y gracias a Dios que estamos en pleno siglo XXI, con internet a la mano, más o menos buena pero está ahí como un regalo divino; pues si hace doce o quince años atrás, era un milagro seguir las Grandes Ligas como debe ser, hoy todo es posible y la desilusión se desvanece.

Empezó el béisbol en la Gran Carpa y el tema de las Grandes Ligas en Cuba esta gastado, derechos de televisión, faltad de capital, censura por x, por y por z, nadie entiende pero esta ahí, igual no importa, todo trasciende pues la pasión rompe barreras.

Yo sigo sin entender muchas cosas, porque los cubanos que juegan allí, siguen siendo estigmatizados, tratados como extraños, mencionados con miedo y solo en líneas sutiles; quieren que no se mezclen las cosas pero entonces no entiendo y como muchos paso la página, pues la magia de los diamantes de béisbol es única.

Hay una especie de filosofía de la resignación respecto al tema del béisbol de Grandes Ligas y los cubanos; si hace 4 años ya, llegamos a creer que volver a ver pelota de primer nivel era normal y por primera vez en la televisión cubana se transmitió una Serie Mundial; hoy, la realidad nos pega en la cara y nos dice-¡Vayan y arréglesela como puedan!-

Llegó el Opening Day y en las páginas de MLB, de ESPN, de Bleacherreport, por solo citar, se pudieron seguir los juegos pero igual, como quiera permanece esa sensación de insatisfacción al no poder ver al menos un partido.

Han pasado par de semanas desde que arrancara la acción y los cubanos ya dan de que hablar, Pito Abreu alcanzo la cifra de 200 jonrones, Yuli Gurriel ha empezado encendido, bateando amplio por encima de 400, de igual modo Yordan Álvarez vuelve a mostrar el potencial que le dio el Novato del Año en 2019, al mismo tiempo que Aroldis Chapman despeja todas las dudas y se muestra más determinante con los Mulos del Bronx; ellos, sin discusión, son los grandes referentes de la afición cubana, los héroes de miles de fanáticos y eso es una verdad  innegable como quiera que se mire.

Si hablan de los cubanos por algún lado, se hace con líneas escuetas y muy someramente; incluso en los medios públicos el tema es casi vedado, se habla del no hitter del lanzador de los Padres Joe Musgrove y se olvidan de los 9 ponches de Chapman en sus 3 primeras salidas, por solo mencionar; es un mal de nunca acabar pero con ello debemos seguir.

El punto se puede resumir de manera sencilla, aceptemos como un hecho de que no se pueden trasmitir los juegos pero hablen de los cubanos, póngalo en titulares, que sean protagonistas, como pasa en Puerto Rico, en Venezuela, en Dominicana; allí, Acuña jr, Nelson Cruz, Yadiel Molina, todos son ídolos y acaparan las noticias deportivas cada vez que se da la voz de play ball en la Gran Carpa.

¿Por qué no puede ser asi?

Nos vemos a la vuelta.

11 comentarios en “Grandes Ligas en Cuba: como en una película”

  1. Rafael Michell Rodríguez

    Habria q hacer historia , cuando triunfo la revolucion , las grandes ligas rompieron con la liga profesional cubana , y desde entonces su politica ha sido de provocar q jugadores cubanos deserten y renuncien al pais q los formo , aun hoy q este pais permite q los jugadores sean contratados en cualquier lugar no lo permiten , fue donald trump quien mando s quitar el acuerdo mlb, entonces no es justo , los cubanos merecemos el.mismo respeto q todos los jugadores d todos los paises y nuestro pueblo tambien

  2. Ya que han mensionado el tal llamado bloqueo de USA vs Cuba. Por que no mensionan el bloqueo interno del gobierno cubano a sus propio pueblo. Donde no los dejas producir por su propia cuenta poniendo leyes absurdas donde los meten presos por vender un aguacate. Que culpa tiene el tan llamado bloqueo. Que una isla rodeada de agua no halla pescado ni mariscos por la libre en las calles como en un mundo libre. No culpen más a más nadie.

Responder a Jose Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba