Por Guillermo Sánchez

Cleveland Guardians es un equipo aguerrido y que lucha todos los juegos minuto a minuto, jugada a jugada. ¿Estás de acuerdo con esto? Bueno, si no lo estás te daré un dato que de seguro te hará cambiar de opinión.

Los Guardianes están en un dura pelea por el banderín de la división Central de la Liga Americana con los Minnesota Twins y los Chicago White Sox. Hoy amanecieron 1 y 2 juegos (respectivamente) sobre sus rivales, pero eso sucedió gracias a algo nunca visto en la MLB, bueno al menos no desde la expansión en 1961.

Este miércoles 17 de agosto ocurrió por primera vez que un equipo anota seis o más carreras luego de que sus primeros tres jugadores se poncharan, según Elias Sports Bureau.

Dirás: “Guillermo estás loco, un inning se culmina luego de tres outs”.

Pues ni estoy loco ni las reglas del juego han cambiado, te cuento como fue posible: Owen Miller fue dominado comenzado la entrada, Andrés Giménez se ponchó con un foul tip y Luke Maile terminó abanicando; en esta última jugada el receptor de Detroit Tigers perdió la bola, lo que permitió que Maile llegara a primera: ¡Allí comenzó la historia!

Bueno, Detroit pagó muy caro este error: sencillo, doble por regla, sencillo, dos dobles más, base por bola intencional y un sencillo más, precisamente de Miller, quién había comenzado el episodio comiéndose un “chocolate”.

¿Recuerdas cuando en los niveles inferiores nos gritaban: “Sigue jugando, sigue jugando”. Bueno, algo así. 

¿Pensaste que lo habías visto todo?, ya ves que no. Enhorabuena por este maravilloso deporte que no deja de sorprendernos jamás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba