Por Yasel Porto

Desde que llegó a Estados Unidos pensábamos que el talento del lanzador camagüeyano Norge Luis Ruiz lo llevaría a las Grandes Ligas pasado algún tiempo. Pero la dilación del mismo fue mucho mayor que el esperado por quienes confiábamos en sus condiciones físicas y su enfoque mental, dejándole este 2022 al todo o nada de cara a cumplir el objetivo de él y de los Atléticos de Oakland.

Serios problemas de salud que lo han golpeado una y otra vez, incluida la campaña 2021, y dificultades para estabilizar su dominio sobre el contrario cuando ha estado saludable, no solo lo han marginado de debutar en el «big show» sino que lo han tenido a un paso de ser desestimado en el sistema en general.

Mas su inicio de esta campaña ha mostrado la imagen del Norge Luis que hace rato queríamos ver. Ese que llegó a estar considerado en su momento como el pitcher con más futuro del béisbol cubano al punto de haber estado como protagonista del staff de la selección nacional en los dos últimos eventos internacionales que se ganaron (Centroamericanos de Veracruz 2014 y Serie del Caribe de San Juan 2015).

Te puede interesar: El récord absoluto de Grandes Ligas que los cubanos tanto extrañamos no festejar ya

Lanzando como relevo de los Aviadores de Las Vegas, clase AAA de los Atléticos, se ha mantenido inmaculado en sus tres salidas al montículo. El agrammontino ha tirado 4.1 innings en los que ha ponchado a cinco y prácticamente nadie le ha entrado en circulación, por lo que su WHIP es formidable (0.69).

En entrevista que le realicé a finales del pasado año Ruiz dijo que estaba preparándose con todo porque este 2022 iba a ser decisivo en todos los sentidos, y que definitivamente tenía que ser el momento de dejar atrás todos los obstáculos que lo han privado de brillar en la pelota profesional norteamericana. Él sabe que puede ser el todo o nada para acabar de hacer su debut en las Mayores y comenzar una historia que años atrás presiagaba muchos éxitos.

Desgraciadamente los números en Ligas Menores han sido discretos. Su marca total es de 16-17 con un PCL de 5.18 y un WHIP de 1.50. De sus 86 apariciones, 36 fueron en rol rol de abridor, el cual cumplió especialmente en sus dos primeras temporadas.

Nacido en 1994 en Camagüey, Norge Luis debutó como profesional en 2017. Fue ese su mejor año, pues su inestabilidad se puso de manifiesto sobre todo desde 2018. El pasado año su estado de salud apenas le permitió lanzar en ocho desafíos, con 10.1 entradas, balance de 2-0 y su peor PCL de por vida (6.97).

Aunque la campaña de 2022 le queda mucho por delante, no cabe dudas que un inicio así es muy estimulante en lo psicológico y en función de la preparación que nos dijo había realizado con sumo interés para revertir los problemas del pasado, tal vez sea el momento de despegue del explosivo lanzador.

1 comentario en “INTOCABLE: Norge Luis Ruiz arrancó el año de lujo”

  1. Ojalá pueda triunfar. Un pelotero que emocionalmente es muy inestable, en ocasiones con problemas psíquicos, manipulado por su padre. Con condiciones pero tiene que estabilizar y 4.1 inning no son medidor.

Responder a Juan Miguel Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba