JUGÓ A LA VIVA: Batazo de Jorge Soler a 109 MPH terminó en insólito doble play

A veces en el béisbol le pegas mal a la bola y puedes conectar hasta extrabases. En otras ocasiones le pegas en el mismo centro y las cosas no salen como lo esperas. Algo así ocurrió con el cubano Jorge Soler durante el partido de cierre de la serie entre Miami Marlins y Texas Rangers.

El resultado final del choque fue negativo para Marlins (6×0) y Rangers completaron una importante barrida que los mantiene en la cima del Oeste de la Liga Americana con balance de 66-46, 2.5 juegos por encima de Astros (64-49).

Tras recibir boleto en la misma primera entrada, Jorge Soler se volvió a parar en el cajón de bateo en la tercera y conectó un elevado al jardín derecho después de impactar la bola a 103.5 MPH y hacerla recorrer 331 pies.

Tres entradas más tarde, Soler, con hombres en primera y segunda, le pegó con más fuerza aún a la pelota y sacó un poderoso lineazo por tercera que el antesalista Josh Jung no pudo retener.

El impacto fue tan fuerte (109.4 MPH), que la bola le viró el guante a Jung y le impactó luego en su anatomía. Pero con tan mala suerte para Jorge Soler que la bola le quedó cerca y le dio tiempo a pisar la antesala y luego forzar en segunda a Luis Arráez.

Tan duro fue el golpe que Jung tuvo que abandonar el juego tras la jugada. Al antesalista lo sustituyó Ezequiel Durán, quien en la baja de ese sexto episodio terminaría desapareciendo la pelota.

Por si todo esto fuera poco, en su último turno al bate logró otro hard hit, al pegarle a la bola con una velocidad de salida de 97.2 MPH.

Resulta curioso que en un partido en el que tuvo tres conexiones de más de 95 millas por hora, el toletero cubano se fuera de 3-0. Nada, que cuando las cosas no quieren salir bien, no salen.

A continuación, podrán disfrutar del video de la jugada:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *