Por Pablo Pichardo.

Hay que aceptarlo, los cafeteros hace rato que están trabajando duro en el arraigo y desarrollo de este deporte. Construcción de estadios nuevos, búsqueda de talentos en todos los rincones, aparición de nuevas áreas deportivas para capacitar a las nuevas generaciones y por supuesto, una Liga profesional en aumento; han potencializado un despegue aumentado la presencia de sus peloteros en las Grandes Ligas.

+

Con las puertas abiertas a técnicos extranjeros dotados de conocimientos acordes con los nuevos tiempos y recursos disponibles que se unen a esa capacidad natural que traen de fábrica los nacidos por esas zonas caribeñas, pronto serán una potencia en el área y ya comienzan a demostrarlo.

Por otra parte, los cubanos, con los brazos cruzados ante la fuga de casi medio millar de peloteros en estos últimos años de todas las categorías, inmersos en crisis financieras que afectan los cimientos de su pirámide deportiva, dando tumbos con sistemas de entrenamiento arcaicos, con un campeonato nacional lleno de deudas, hambrientos de motivaciones y llenos de presiones extra deportivas; poco pueden hacer en el terreno.

Si a esto le sumamos las malas selecciones de peloteros para las integraciones de sus equipos nacionales y la ausencia de  técnicos con un pensamiento lógico en sus objetivos, más la incapacidad de sus directivos; encontramos una ecuación que no tiene solución ni utilizando números complejos o imaginarios.

A nosotros, que amamos el béisbol cubano desde cualquier parte del mundo donde vivimos, que se nos erizó la piel tantas veces con aquellas victorias épicas que nos llenaban de orgullo por haber nacido en esa tierra, que caminábamos con la frente erguida por los estadios del mundo y no concebíamos la vida sin una victoria de nuestra selección nacional; nos duele esto.

No duele ver como el futuro de nuestro deporte más querido está en manos de unos pocos y nadie hace nada, no se toman medidas ni se trazan nuevas estrategias para salir de este abismo donde hemos caído donde las únicas soluciones son los constantes cambios de estructuras de nuestra serie nacional.

El problema no es Anglada, ni los que llegaron de Japón. No tiene la culpa la mala salida de Lázaro Blanco ni la tímida ofensiva en el terreno. No podemos tirarle piedras a éste o a aquél, ni siquiera Higinio Vélez y a Yosvani Aragón tienen la culpa de este desastre.

Es un todo, un conjunto, un sistema cerrado que no ya no funciona, un pensamiento errado, una filosofía obsoleta.

Hoy fue Colombia, ayer fue Nicaragua y mañana será Haití o una selección de esquimales de la Antártida, no importa el rival. Estamos destinados a la derrota eterna mientras sigamos con los brazos cruzados en el terreno de juego…y en la vida misma.

12 comentarios en “OPINIÓN: ¿Fue una sorpresa la derrota frente a Colombia?”

  1. Sin herir a nadie: HIGINIO VÉLEZ, YOSVANI ARAGÓN Y TODOS LOS QUE NUNCA FUERON NADA EN VIDA ACTIVA COMO ATLETAS DEBERIAN ESTAR EN AULAS COMO PROFESORES, DONDE LES PUEDAN DISCUTIR SIN PRIVILEGIO, Y NO MANEJANDO EL DEPORTE NACIONAL. Alguien dijo en una ocasión: «…los mejores embajadores de Cuba son sus deportistas…». Que alguien se tome el tiempo de averiguar quiénes son, y qué fueron si alguna vez fueron atletas de alto rendimiento, los integrantes de la horrorosa y ridícula «Comisión Nacional de Béisbol», los que SIGUEN AHÍ, a pesar de los descalabros horrendos del deporte.
    Nadie habla ya de los tiempos en que mandábamos nuestros entrenadores a incontables países a contribuir con el desarrollo deportivo, todo se liga con la política, valores y convicciones, pero NINGUNO, NI LOS PERIODISTAS, ventilan el tema con nombre y apellido de el hecho que los Kindelán, Pacheco, Pedro Jova, Vinent, Víctor Mesa, Luis Ulacia, Paret, y la lista sería inmensa…. están (para los ojos de la dirección de la pelota) por debajo de cualquier sururú que se gradúa como Licenciado o Máster en Cultura Física hoy. Hablan de «honrar la camiseta», pero: quién honra al deporte? Una «Comisión» que nunca da la cara, ni se sienta en un parque a discutir de pelota con en pueblo o en las escuelas para saber lo que realmente se puede hacer, o aquellos que fueron los Campeones Sin Discusión de todo torneo, a los que podias ver en cualquier «candonga» comiéndose un bocadito de cerdo como cualquier cubano y hablaban con cualquier local de todo lo que pasó en el juego, se jaraneaba, y al final SIEMPRE SE HACIA UNA APUESTA SANA: sin dinero de por medio, sólo el reto de que: » si mañana metes un jonrón, te regalo el puerco éste completo», o: «ya tú hiciste todo lo que ibas a hacer, vete pa Santiago, mañana te vamos a moler» y otras más. TODOS SE SENTÍAN IDENTIFICADOS CON EL PUEBLO Y EL PUEBLO CON ELLOS. Todos eran líderes, ahora a quién se le puede recurrir en el dog house cuando hay que echar los co… pa’lante? Ni los directores, ni los entrenadores, ni la Comisión Nacional, son ídolos o ejemplos para los peloteros!!! Me pregunto: Qué resultados tendríamos si: Pacheco fuera el director de equipo, Kindelan y Pierre los entrenadores de bateo, Vinent el entrenador de picheo, Ulacia el coach de 1ra y Víctor el de 3ra? Estarían motivados o concentrados nuestros peloteros? Quién mejor para convencerte que tu ídolo en tu deporte?
    Pero no, la pelota en nuestro país parece ser un negocio de pocos.

  2. Creo que tres meses de preparación es mucho tiempo para 4 juegos,no me gusta como están sacando cuenta los comentaristas antes de terminar los juegos,sino se batea donde están los jugadores del banco de compras,para que los jugadores de otras ligas que están preocupados por los contratos.

  3. Estoy de acuerdo con Pablo en no colocar responsabilidad sobre Anglada o ningun otro manager, y en la necesidad de cambios notables. Sin embargo, es necesario entender que la crisis o el ocaso del beisbol cubano es sistemica y es parte integral de la capacidad extraordinaria que tiene el comunismo de fabricar miseria. ¿Por que un regimen que destruyo la agricultura, la industria, las viviendas, la infraestructura vial, las familias y los valores, no haria lo mismo con el beisbol?

    Los exitos deportivos de la isla en los 70, 80 y 90s, incluyendo la cantera inagotable de buenos jugadores de beisbol, no era mas que un espejismo, resultado del gran subsidio sovietico. Por eso el tirano se esmeraba (con dinero regalado) en desarrollar estrellas deportivas que alimentaran su aparato de propaganda y su ego.

    Raul Castro y el resto de los gangsters actuales andan mas interesados en sus cuentas billonarias en Suiza y la de sus parasitos-herederos, que en proezas atleticas destinadas a demostrar la falsa superioridad socialista.

    De esta forma implementaron, como politica de estado, que el futbol les sirviera como entretenimiento (circo) principal para el pueblo, dejando a un lado a nuestro historico pasatiempo nacional, que ademas de resultarles mas caro, los colocaba en la posicion incomoda de tener que recibir de vuelta (como en cualquier pais del mundo), sin slogans ideologicos, a los peloteros millonarios que un dia decidieron escapar de tanta igualdad social.

    Por tanto, no existe ninguna formula capaz de resolver esta situacion actual mientras la corrupta nomenclatura proletaria siga en el poder.

    1. Manuel Luís Jiménez

      Se nota la cantidad de contrarrevolucionarios que hablan en este foro. Me han dado la responsabilidad de defender nuestra gloriosa revolución y lo voy a hacer, empezando aquí. La revolución con sus invictos líderes Fidel y Raúl, ha desarrollado el sistema político más justo, más equitativo y noble del mundo. Han gastado innumerables recursos en el deporte, la educación y la salud. Antes ganábamos en el béisbol porque los peloteros jugaban por amor a la camiseta. Hoy solo juegan pensando cuando se pueden escapar para jugar en el bochornoso béisbol de grandes ligas por unos dólares corruptos. Eso no nos lo enseñaron esos dos magníficos líderes, nuestros dos guías y padres. Es vergonzoso ver a algunos que se hacen llamar cubanos, hablando mal de Fidel y de Raúl, cuando deberían inclinar la cabeza en señal de agradecimiento por todo lo que nos han dado y enseñado. Nuestro béisbol está mal, pero eso es culpa del imperialismo cruel que nos roba a nuestros mejores peloteros para esclavizarlos y hundirlos por siempre en el mercantilismo y la traición. Estoy seguro que nuestro invencible gobierno socialista con Raúl y Díaz canel al frente, harán reflotar nuestro béisbol y le ganaremos otra vez a las grandes potencias, sobre todo al odioso imperio de los Estados Unidos de América

      1. Esa es la»varita magica del comunismo que todo lo que toca lo convierte » (en excremento) ¡Lastimoso,!

Responder a manuel Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba