Osmany Urrutia… un maestro del bateo

Resultaba imposible obviar que un pelotero pudiera sostener la tan codiciada marca de 400 con la facilidad con la que llegó a hacerlo Osmany Urrutia

Resultaba imposible obviar que un pelotero pudiera sostener la tan codiciada marca de 400 con la facilidad con la que llegó a hacerlo Osmany Urrutia
Resultaba imposible obviar que un pelotero pudiera sostener la tan codiciada marca de 400 con la facilidad con la que llegó a hacerlo Osmany Urrutia

Por Alexander García

Pude ver a Ken Griffey jr jugar en 2006 el primer Clásico Mundial, ya a punto del retiro y en verdad me pareció descomunal, inmenso más allá de Chipper Jones, de Derek Jeter, de Alex Rodríguez, de Jason Varitek y toda esa hornada de jugadores espectaculares.

También en 2006, Osmany Urrutia era leyenda en Cuba, pues lograba sostener con facilidad la marca de 400, con una técnica de bateo depurada, el bate agarrado cortico, casi sembrado en home con toda esa figura imponente lista para descargar una fuerza descomunal; esas líneas atronadoras llegaban en fracciones de segundos a los jardines o más allá…

Sin embargo no pude ver a Ted Williams, ni a Carl Ripken, tampoco vi jugar a Víctor Mesa y aquí reflexiono acerca de aquellos juegos de Estados Unidos en el primer Clásico Mundial, frente a Corea del Sur, frente a Japón, aquella derrota frente a México…! Qué grande Griffey jr!; fue lo mejor sin dudas con su liderato de bateo…

Por su parte Urrutia, un guajiro de Las Tunas, un tipo enjuto y medio hosco aunque bonachón, Urrutia sin todo el impacto mediático de Ken Griffey era el protagonista de un programa especial que realizó Sport Science de ESPN.

Resultaba imposible obviar que un pelotero pudiera sostener la tan codiciada marca de 400 con la facilidad con la que llegó a hacerlo Osmany Urrutia y en este punto, mientras busco información me percato que no son muchos los que han topado esa barrera; desde las Grandes Ligas llegar ahí, era tarea titánica.

Si como cuentan cronistas de su tiempo, Ted Williams tuvo que sangrar bien duro ese 406 de promedio, imaginen Ty Cobb, Honus Wagner, Nap Lapoie; otros de los elegidos que también lo hicieron… más… lo logrado por Osmany Urrutia merece todo el reconocimiento del mundo, una y mil veces.

Y las analogías se decantan solas, los paralelos sitúan a cada cual en su lugar, Ken Griffey jr allá bien alto en su altar, Osmany Urrutia, sencillo, bien modesto en Las Tunas, tratando de echar adelante la pelota juvenil; las analogías quedan y jamás pensar en comparaciones pero tal vez buscando al gran maestro del bateo en la MLB podemos constatar que aquí en la Isla existe un hombre que sin tanta parafernalia llegó a dominar los hilos de ese mítico arte.

En aquel Clásico Mundial en 2006, Urrutia lució bien, suelto con el madero, dio un jonrón memorable ante Holanda y les dio línea a varios estelares como el mismo Bartolo Colón.

Hoy sin dudas señores, su mística crece a pesar de quedar sucumbido en un sutil ostracismo que parece lacerar todo; está ahí, su historia ya fue escrita… Osmany Urrutia es uno de los grandes maestros del bateo en nuestra pelota y  tal vez más allá.

Nos vemos a la vuelta.

Osmani Urrutia: “Me retiré con 32 años y lo único que he hecho es sufrir y sufrir”
[types field=’cc’][/types]

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*