Por José Alejandro Rodríguez Zas

Aunque el batazo no fue un walk-off, porque los Kiwoom Heroes eran visitantes, el cuadrangular de Puig decidió el partido de manera sensacional y la alegría en el banco no se hizo esperar. Lo que si tardó un poco fue la celebración pública y el correspondiente baño de hielo y agua que acostumbran a darle a los peloteros que definen partidos, pero como se trata del beisbol asiático, tiene sus particularidades.

En el video se aprecia como dos jugadores de los Heroes sostienen la nevera del equipo y caminan en dirección a Puig con ánimos de voltear todo su contenido sobre el cubano, pero justo antes de llegar a él, se detienen y, para sorpresa de muchos, ¡¡¡le piden permiso, de alguna manera, para hacerlo!!!

Puig, ni corto ni perezoso, le da la aprobación a sus compañeros de equipo y estos cumplen con su acometido. El cubano quedó totalmente mojado, como es habitual y la alegría fue todavía mayor.

Fue un momento verdaderamente gracioso y aquí se los comparto:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba