Por Robiel Vega

Antes del inicio de esta temporada, Aledmys acumulaba 13 bases robadas en sólo 24 intentos, la última de ellas lograda el 24 de septiembre del 2019, en el partido 159 de la temporada, ante los Marineros de Seattle en el Minute Maid Park.

Dos años, nueve meses y 15 días después, en el Oakland Coliseum, ante los A’s, logró el robo número 14 de su carrera, en una entrada clave para la victoria número 56 de los Astros en 85 partidos de esta campaña.

El cubano abrió tanda en la parte alta del lucky seven y lo hizo con cañonazo entre tercera y short, que aunque el torpedero Allen capturó la pelota en el hueco; perdió el balance y no pudo efectuar el tiro.

Luego, se lanzó el robo de la intermedia y lo hizo impunemente, tomándole todo el tiempo al lanzador y dejando al receptor sin opciones, por lo que ni siquiera se tomó el trabajo de tirar.

La entrada terminó con un rally de tres, pues tras boletos consecutivos a Jake Mayers y Chas McCormick, el novato Korey Lee, quien antes de este encuentro no había conectado su primer hit en las Grandes Ligas, disparó doblete (el 1er extrabase de su carrera) que remolcó a Aledmys y Mayers (2da y 3ra impulsadas del choque y de su vida). Finalmente Jeremy Peña completó el racimo con un fly de sacrificio.

Aledmys bateó de 3-1 en el partido, con un boleto incluido, elevando sus frecuencias hasta .234/.281/.359/.640 (AVE/OBP/SLG/OPS). El villaclareño anotó, además, su carrera 17 de la temporada y la 246 de su carrera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba